Por: Jorge Eduardo Espinosa

A Vicky Dávila

Hace 7 años trabajo en RCN Radio, que también fue su casa por 18 años.

El domingo 31 de julio vi con interés el primer video que publicó en su canal de YouTube. Decido entonces escribirle porque, en aquel editorial, pide usted a los colegas una reflexión sobre el oficio. Y lo hace a propósito de una realidad: cada día, los colombianos creen menos en los medios tradicionales. Es cierto, los periodistas tenemos un reto cada vez mayor, mantener intacto nuestro único activo: la credibilidad. Y en ese camino, la autocrítica, tan escasa en los medios, es un valor fundamental. Por eso, Vicky, acepto su propuesta, y la invito a que reflexionemos juntos.

Empecemos por el principio: la poca autocrítica y la crisis de credibilidad de los medios tradicionales. Es curioso, Vicky, que sea usted la que hable de esto. Lo digo porque, en los últimos años, es difícil pensar en otro periodista que tuviera más visibilidad que usted. Millones de colombianos la vieron hacer periodismo en televisión, en el horario más importante del día, y otros miles la oyeron cada mañana como directora de una emisora nacional de noticias. Eso, Vicky, quiere decir que muchos colombianos la identificaban con el periodismo, que la tenían a usted, a su rostro y a su voz, como el medio principal para informarse sobre lo que ocurría en el país. Y como este ejercicio consiste en ser autocríticos, lo que no vi en el video fue, justamente, su autocrítica. ¿En qué falló usted, Vicky, para que tantos colombianos dejaran de creer en los medios tradicionales? Además de culpar a otros de sus infortunios, ¿qué responsabilidad tiene usted en todo esto? 

Sigamos. En el video, después de lamentar que ningún medio tradicional le haya ofrecido trabajo porque “temen represalias del gobierno Santos”, dice que como los medios “informan con intereses económicos y políticos”, usted ahora sí se compromete con la verdad. ¿Quiere eso decir, Vicky, que en estos 18 años usted estaba comprometida con la mentira? Si solo ahora está usted comprometida con la verdad, ¿qué hacía antes? ¿A qué se dedicó todos estos años? ¿Con qué estaba comprometida? Vicky, si usted, como dice en el video, lamenta que en Colombia decir la verdad implique algún tipo de castigo, ¿por qué trabajó por tantos años en un medio que, según dice, no le permitía comprometerse con la verdad? En todos esos años como directora de La FM, ¿prohibía usted que sus periodistas publicaran las historias que encontraban? ¿No estaba su emisora comprometida con un periodismo serio e independiente? ¿No repetía usted, como lema, que ustedes hacían periodismo – periodismo?

Vicky, lo que uno concluye del video es que, como ningún medio tradicional le ofreció trabajo, ahora sí se dedicará al periodismo independiente, serio, sin censuras. ¿Ese era su plan b? Si algún medio tradicional de esos que ahora, tantos años después, le parecen enemigos del buen periodismo le ofrecían trabajo, ¿usted se hubiera negado? ¿Tardó usted tantos años en descubrir que el buen periodismo solo es posible fuera de los medios tradicionales? El problema, Vicky, no está en su premisa: los medios sí están en crisis, los periodistas sí tenemos que reinventarnos, sí nos está costando conectarnos con las preocupaciones de la gente. Todo eso, y mucho más que se nos escapa, es cierto. Lo que molesta es que usted, culpando a otros, echando agua sucia a todos sus colegas, esconda su responsabilidad. Es usted, por tanto tiempo gran consentida de los medios, la primera que debería reflexionar sobre todo lo que está mal con nuestro oficio. Usted, que tiene la experiencia, tuvo esa oportunidad. Pero no. Prefirió presentarse ante los colombianos como la víctima de una horrible persecución, de una cruel conspiración que no permite que nadie la contrate. Después de dos décadas de comer de los medios tradicionales, concluye el video asegurando que ahora sí, sin censuras, dirá la verdad. ¿Por qué, Vicky, permitió entonces que la censuraran por tantos años? ¿Por qué?

@espinosaradio

Buscar columnista

Últimas Columnas de Jorge Eduardo Espinosa