Por: Mario Fernando Prado

Y ahora: a desarmar los espíritus

País de paradojas este: mientras que tras largos esfuerzos se ha llegado a un acuerdo para el cese al fuego con las Farc por otro lado buena parte de los colombianos estamos enfrentados en un debate por el Sí o por el No, sin ni siquiera conocer el contenido de lo convenido.

Esta polarización es tan dañina como las décadas que llevamos dándonos plomo y matándonos  muchas veces sin saber porque y para que. Primero hay que saber lo que se acordó y luego opinar sobre el particular.

Pero agarrarnos como está sucediendo es trasladar la guerra de las montañas y las veredas a las páginas editoriales de los periódicos, a las reuniones gremiales y hasta a los eventos sociales.

Ah, y las redes no se quedan atrás. En este instante se siguen librando ferosticas batallas entre los del SÍ y los del NO que francamente dan vergüenza porque además se cae en  señalamientos personales que terminan en insultos.

Y en estas guerras del papel y el internet no falta lógicamente la política y menos aún los personalísimos que desvían lo fundamental hasta el punto que uno se pregunta : ¿No será que solo hasta cuando desarmemos los espíritus podremos alcanzar la anhelada paz?

Como colombiano de a pie opino que si bien este es el fin del conflicto armado con el grupo subversivo mas importante de este país, es también el comienzo del camino de una paz que solo si la construimos todos podrá ser posible.

De lo contrario seguiremos ametrallandonos y decapitandonos desde las trincheras de los medios y la redes sociales en donde es preciso que llegue el espíritu de la reconciliación y el perdón, única manera de iniciar el cambio que este país reclama y solicita.

Entreguemos nosotros también las armas de las palabras.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado