Por: Mario Fernando Prado

Y el tren se quedó en veremos

Malas noticias para Buenaventura: el Ferrocarril del Pacífico resultó un verdadero fiasco.

El concesionario, la multinacional Trafigura a través de una maraña de otras empresas, tiró la toalla desde abril del presente año y abandonó la operación alegando que era imposible realizar su trabajo debido a las “brujitas”, la invasión a la vía férrea y la minería ilegal. De nada sirvieron las explicaciones que se le dieron justificando que ese es un problema que se estaba resolviendo y frente a la inminencia de la multa de US$50 millones decidieron entonces hacer una jugarreta jurídica: se consiguieron una sociedad que estaba inactiva con un capital inscrito y pagado de $3 millones  y le vendieron las acciones por US$500, perdiendo entonces una inversión que habían hecho de varias docenas de millones de dólares.

La empresa compradora resultó ser Talleres Ferrocarril de Antioquia, que no con cuenta ni con el respaldo económico requerido ni con la infraestructura necesaria y menos con el personal idóneo para llevar a cabo esta operación.

Más grave aún es el hecho de que no se pidiera autorización para realizar esta transacción como era su obligación. A la topa tolondra les entregaron a los compradores instalaciones, maquinaria, planta de personal, etc. Incluso el gerente se fue con su familia a vivir a las instalaciones donde funcionan las oficinas, y todo esto a espaldas de la entidad contratante que es la Agencia Nacional de Infraestructura-ANI.

Según le expresó al Sirirí el director de la entidad, nada, absolutamente nada, de lo que se ha hecho ha tenido la más mínima consulta y menos aún la necesaria autorización. No obstante, y un acto totalmente arbitrario que linda con los terrenos del Código Penal, sigue haciendo de las suyas, protegiendo a Trafigura hasta que, asfixiada por los compromisos, se declare en bancarrota.

Para la ANI esto es una burla al Estado colombiano y ya está adelantando el proceso para hacer efectiva la multa mencionada y, atérrense: el próximo 27 de diciembre se va a realizar una asamblea extraordinaria para cambiar los miembros de la junta directiva.

Así las cosas, sale Trafigura y entran los miembros que representan una empresa de papel que no van a tener con qué responder.

¿Me explico?

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

¿Más de lo mismo?

“Martillo”, íntegro e integral

Buenaventura a la deriva

El papel de Angelino

Una agroindustria en peligro