Por: Columnista invitado

Yo quería ir a cantar a Noruega

[Bogotá, 10 de noviembre de 2016. Apreciado y Respetado Señor Presidente: Me llamo Inés Elvira Rueda y soy cantautora. Hago canciones, soy músico independiente. Hice una canción por la Paz de Colombia. Mi canción se llama «Carta a Colombia» y fue lanzada al público el pasado 2 de octubre….]

Por Inés Elvira Rueda

¿Cómo supe que uno podía mandarle una carta a Santos? No porque en mi imaginario estuviera que eso para un ciudadano del común fuera posible, sino porque yo quería ir a cantar en el Nobel Peace Prize Concert 2016 la canción de paz que ahora usted ya sabe que hice; y después de haber tocado las puertas que creí habrían sido más asequibles que la de la oficina de Juan Manuel Santos, la amable señora que me contestó en Presidencia después de llamar al conmutador y adivinar una extensión, contra todo pronóstico escuchó “mi caso”.

Hilda Beatriz Martínez, secretaria de despacho de la Secretaría Privada de la Presidencia de la República fue la única persona que, tras un mes de llamadas a Noruega y gestiones infructuosas en Bogotá, me dio una luz acerca de cómo aproximarme a mi sueño de representar a Colombia con la canción que compuse para el momento actual de consecución de la Paz.

Saber que podía mandarle una carta al presidente fue como tener la dirección de Papá Noel en el Polo Norte. Fue entonces cuando escribí mi carta y adjunté un CD en el que quemé el video de la canción (que a propósito está en Youtube y tiene 985 views porque no suena en radio), CD que marqué con un sharpie: «Carta a Colombia: Inés Elvira*».

Después de recibir el golpe en la nariz de las puertas que en mi intento de cantar en el concierto me cerró la Embajada de Noruega en Bogotá, la jefe de prensa de Santos, la mismísima Warner Brothers (encargada de bookear a los artistas del concierto), y el mismísimo Norwegian Nobel Institute, me encontré con que Hilda Beatriz incluso me dijera que con el número de radicado podía averiguar con ella el curso de mi comunicación. Tan divina. Santa Hilda Beatriz.

En el Instituto Noruego del Nobel me dejaron claro que el presidente podía perfectamente solicitar mi participación. Yo al presidente le expliqué en mi carta por qué sería para mí obviamente un inconmensurable honor el que me permitiera acompañarlo en el Concierto del Premio Nobel de la Paz, pero por qué consideraba, también, que mi canción dejaría el nombre de Colombia en alto: porque mi canción es una oda a Colombia y un poema de paz que ratifica la esperanza en el sueño que como país estamos a punto de hacer realidad.

La respuesta de Presidencia, firmada por Enrique Riveira Bornacelli, secretario privado de Juan Manuel Santos, me llegó el mismo día que me enteré que al concierto del Premio Nobel de la Paz iría Juanes.

“Respetada señora Inés Elvira: Nada le hubiera gustado más al señor Presidente de la República que contar con la interpretación de ‘Carta a Colombia’ en el Nobel Peace Prize Concert 2016. Lamentablemente no es posible darle una respuesta positiva a su solicitud –como quisiéramos–, debido a que tanto los invitados como los artistas que participarán en el concierto ya fueron seleccionados por el Comité Noruego”.

Así es. Hay no conformidad entre lo que me dijo el oficial en Noruega y lo que “me mandó a decir” el presidente Santos. Lo único que realmente espero con el alma es que el presidente haya introducido mi ‘disquito’ en su computador y haya escuchado la canción. Me queda la satisfacción de haber movido cielo y tierra para penetrar el sistema (sistema gobierno, sistema disqueras). Me queda la magnanimidad de Hilda Beatriz Martínez.

Twitter: @ineselvatica

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Censura que enferma

Setenta x Treinta x 7.500 millones

100 días son pocos para el cambio

El Acuerdo de París y el fracking