Ordenamiento territorial sin Indígenas

Causa profunda preocupación que en el proyecto de Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial que ha radicado el Gobierno el 23 de agosto de este año, no se encuentre mención alguna sobre los territorios indígenas.

Una de las principales reivindicaciones de estos pueblos es la de tener autonomía en sus territorios, es decir, el poder decidir y gestionar su forma de vivir dentro de sus comunidades. Reivindicación que, entre otras, ha sido recogida en varios artículos de la Constitución.

La importancia de la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial para estos pueblos radica en que reglamenta de forma clara ciertos enunciados normativos que contiene la Constitución, los cuales permiten consolidar los procesos de descentralización. La consolidación de la autonomía territorial tiene una incidencia importante en el desarrollo y conservación de las culturas ancestrales de nuestro país, porque no se puede concebir de forma separada cultura y territorio en la cosmología de estos pueblos.

Cuando miramos propuestas anteriores como el proyecto de ley del 30 de julio de 2007, se puede ver cómo se contempla una reglamentación para las entidades territoriales indígenas y afrocolombianas, dejando claras formas de gobierno acordes a lo dispuesto en la Carta, así como la relación con sus planes de vida y otros temas de importancia.

Con ello se evidencia que estos temas ya han sido discutidos y puestos a consideración en los anteriores procesos legislativos. No se trata de un tema desconocido para el gobierno central. Pese a ello, en el actual proyecto no encontramos nada sobre las entidades territoriales indígenas. ¿Qué sucedió?

Pese al histórico acto de posesión en la Sierra, el Estado colombiano parece seguir mostrando poco interés en los asuntos realmente importantes de estas comunidades. Continuamos tristemente con la exclusión, la indefensión, la desigualdad y las pocas oportunidades para las minorías étnicas. Ojalá algún día no se gobierne sólo para los grandes poderes e intereses del país.

 

 Francisco León. Bogotá.

 

Envíe sus cartas a [email protected].

Buscar columnista

Últimas Columnas de Lectores opinan

La cofradía del santo reproche

No entiendo por qué no entienden

Al oído de los conjueces

De igualdades y discriminaciones

De Julio Londoño sobre una columna