Por: J. William Pearl

Ordenar

Ya es popular por fuera del país, ahora a serlo en Colombia.

Santos bajó en las encuestas, tras el escándalo de la reforma a la justicia, luego vinieron los indígenas, quienes con la guerrilla en medio, se convirtieron en un lío mayor: la imagen de los soldados en el piso rindiéndose fue muy triste, y ello, a pesar de que la Constitución colombiana se aplica en todo el territorio y, por lo mismo, ningún lugar está excluido para que la fuerza pública haga presencia. En fin, el gobierno, está descuadernado.

Cuando Santos llegó a la presidencia, lo primero que hizo fue arreglar los problemas con los vecinos. Con Venezuela por un lado, con Correa por el otro. Estos problemas fueron una herencia, costosa pero herencia al fin y al cabo. Con Chávez se reunieron y trazaron un plan. La imagen fue clara: el avión presidencial luciendo las banderas de Colombia y Venezuela, demostrando así la unión que había luego de los diálogos.

Pero hay más. Recordemos. Maria Emma Mejia fue nombrada como líder de UNASUR. Las bases militares americanas no se construyeron, se solucionaron las diferencias con el gobierno de Ecuador. Así, hubo logros en las relaciones exteriores que han dado buena imagen al país. Sin embargo, internamente se cocinaba un grave problema: la percepción de inseguridad crecía, lo mismo que la guerrilla volvía a las goteras de algunas ciudades. Es normal, por lo mismo, que haya quienes dicen que Santos descuidó a Colombia, enfilando sus esfuerzos sólo en la imagen internacional.

Es tiempo de estar muy pendiente del país, ir a las regiones, ver los problemas de las personas y resolverlos. Colombia es un país que está creciendo y presenta graves problemas. Por lo tanto, el enfoque tiene que estar adentro, y darle una pausa al afuera, al menos por ahora. Es imperativo enfocarse en la educación, la salud, la desigualdad social, la inseguridad y la violencia.

Se tienen muchos otros problemas, pero no los puede abarcar todos si quiere ganar la pelea. Se tiene que apoyar en Alejandro Char, que como Alto Consejero para las Regiones, lo convierte en la persona que los puede unir, al estar al tanto de cuanto sucede a lo largo y ancho del país. De otro lado, Colombia ha firmado varios TLC con diferentes países, así, las regiones tienen que ver cómo hacen para sacar provecho de eso.

Sí. Bajó en las encuestas, pero con o sin los números a su favor, tiene que gobernar, y para eso se preparó. A muy pocos colombianos les sirve que al gobierno de Santos le vaya mal. Para salir de donde está, tiene que hablar con las personas, hacer más énfasis en los consejos para la prosperidad e invertir en las regiones, visitarlas y conocer de primera mano los problemas. El avión presidencial tiene que viajar, pero dentro de Colombia. 

P.D.: Esta columna dejará de aparecer dos semanas.

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl