Por: Yohir Akerman

Lo oscuro de Clara

La candidata del Polo Democrático a la Alcaldía de Bogotá, Clara Eugenia López Obregón, tiene un mejor teflón que el expresidente Álvaro Uribe. Especialmente cuando se trata de casos de corrupción de personas que hacen parte de su núcleo cercano.

Lo oscuro de Clara comienza por el condenado alcalde Samuel Moreno Rojas. La actual candidata a la Alcaldía asesoró a Moreno en su campaña, y tras la victoria del Polo, fue una de las primeras funcionarias nombradas en su administración.

Como Secretaria de Gobierno entre 2008 y 2010, López fue leal a los hermanos Moreno y a su poderosa madre, tanto que cuando estos fueron enviados a la cárcel por el escándalo conocido como el carrusel de la contratación, López sostuvo que esto era una persecución política y salió en defensa de la gestión de Moreno, pese a la devastadora evidencia. (Ver defensa http://www.mineducacion.gov.co/observatorio/1722/article-293103.html)

Impresentable.

Pero esto no para ahí. Lo oscuro de Clara sigue por su esposo: el exconcejal Carlos Romero. En marzo de 2009, el zar anticorrupción Óscar Ortiz estableció que Romero tenía una nomina paralela en la Alcaldía y que López, como Secretaria de Gobierno, había llenado de contratos a los amigos de su esposo. (Ver entrevista http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-4850285)

Fuera de eso, el 18 de octubre de 2013, el famoso y polémico contratista del carrusel de la contratación, Julio Gómez González, le dijo a la Fiscalía que en el 2007 le había entregado al exconcejal Romero la suma de 50 millones de pesos como soborno para un contrato.

Gómez explicó ante el ente investigador que contactó a Romero porque tenía conocimiento de que el entonces Secretario de Obras Públicas de Bogotá, Linio Baena, era una de sus cuotas políticas, y le dio el anticipo para asegurar la asignación de una obra. Gómez agregó que el contrato nunca se ejecutó, es decir que Romero lo había tumbado. (Ver minuto 2:15 de video http://noticiasrcn-admin.4cloud.co/nacional-justicia/los-senalamientos-gomez-el-carrusel-salud)

La respuesta de Clara López y Carlos Romero ante las acusaciones fue que eran parte de la persecución política y que no había garantías legales para la investigación.

Increíblemente, la contundente acusación no llegó a nada.

Un año y cinco meses después de la denuncia, la Fiscalía, calladamente, archivó el expediente. En una decisión de 18 páginas se concluyó que la acusación hecha por Gómez no se enmarcaba en ningún delito que afectara la administración pública. Es decir que era un tema administrativo y no penal.

La tesis fundamental del Fiscal del caso, Juan Vicente Valbuena, es que como Gómez dio un pago de una comisión ilegal, no se puede alegar que resultó estafado, y que además no se tipificaba el delito de cohecho, ya que Romero no estaba facultado para firmar convenios administrativos, que eran responsabilidad de Linio Baena. (Ver artículo para mayor descripción http://www.elespectador.com/noticias/judicial/perlas-de-absolucion-del-exconcejal-carlos-romero-articulo-553136)

Asombroso.

Ahora bien, lo oscuro de Clara tampoco para ahí; continúa con sus actuaciones como alcaldesa encargada de Bogotá, cuando el presidente Juan Manuel Santos la nombró el 8 de junio de 2011.

Dos días después de su posesión, en la sede del Fondo de Vigilancia y Seguridad de Bogotá, entre las 9 p.m. y las doce de la noche, se firmaron alrededor de 200 contratos irregulares por prestación de servicios. (Ver artículo para mayor descripción http://www.elespectador.com/noticias/bogota/denuncian-fondo-de-vigilancia-y-seguridad-firmo-200-con-articulo-277670)

Los contratos, presuntamente, habrían sido firmados para la línea 123, y las fechas de todos habrían sido modificadas con día del 9 de junio. Al averiguar por los videos de seguridad de esa noche, la sorpresa fue que las cámaras no estaban funcionando. Los hechos siguen sin esclarecerse.

Finalmente, en julio de 2011, López designó a Héctor Zambrano como Secretario de Hacienda. Para ese entonces, Zambrano ya había sido salpicado en el escándalo del carrusel de la contratación, y hoy paga una condena de 13 años de cárcel por haberse robado el 9% de un contrato de ambulancias por 67 mil millones de pesos. (Ver http://www.elespectador.com/noticias/judicial/ventilador-de-german-olano-articulo-277772 y ver http://www.elespectador.com/noticias/judicial/hector-zambrano-condenado-13-anos-de-prision-articulo-508114)

Regular criterio para nombrar al encargado del presupuesto.

Seis meses fungió Clara López como alcaldesa encargada, y ese fue tiempo suficiente para darse cuenta que su gerencia no estuvo alejada del modus operandi y, peor aún, del equipo de Samuel Moreno.

La de Moreno ha sido una de las peores administraciones que ha vivido la ciudad, marcada por el desfalco del erario público, la corrupción galopante, el clientelismo, la ineficiencia y los escándalos. Sería imperdonable, y un caos para Bogotá, repetir esto.

575085

2015-07-26T00:00:39-05:00

column

2015-07-26T01:46:49-05:00

ee-admin

none

Lo oscuro de Clara

18

7754

7772

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Yohir Akerman

Dinámica política

El instigador

Fotografías

Sacrificio

El muro de la vergüenza