Por: Iván Mejía Álvarez

¿Otra vez Giovanni?

Eduardo Lara anuncia una revolución en la nómina inicialista de Colombia para enfrentar el durísimo partido contra Brasil. En uso de sus derechos como seleccionador, ratificó la confianza en Agustín Julio para el arco, dijo que cambiará los dos marcadores de punta, Zúñiga y Armero por Anchico y Casierra; anunció a Toja en el mediocampo para hacer una línea de cuatro y para sorpresa de muchos ratificó a Giovanni Hernández como inicialista.

La decisión de Julio es controvertible y algunos creen que el gol bobo que se comió el portero cartagenero es motivo suficiente para excluirlo. Otros piensan que la decisión de ratificarlo es justa y demuestra el espíritu de grupo con el que Lara quiere manejar la selección para evitar que se fragmenten sus egos. Julio es un arquero veterano, sabe bien que se equivocó, pero también sabe que todavía le tocará comerse una buena cantidad de goles bobos, porque ese es el oficio del arquero, un puesto donde se pasa de héroe a villano en cuestión de segundos.

El cambio de los laterales es interesante. Zúñiga aporta muy poco en marca y contra Paraguay jugó un partidito intrascendente con mucha subida pero escaso contenido ofensivo. Armero tiene muchísimo que ver con el gol paraguayo, pues en lugar de apretar a Cabañas retrocedió, agrandó y permitió el centro-disparo del delantero. Además no metió un solo centro interesante al área. 

La llegada de Toja para hacer línea de cuatro es obligatoria. Con él o con cualquier otro a ese puesto, pues el Maracaná exige un mediocampo grueso para intentar evitar una goleada ante la banda de Kaká.

En cambio, es un disparate absoluto y total repetir en la formación a Giovanni. Y más disparate todavía pensar que puede ser un buen media punta. No tiene gol, no ayuda a marcar, su recorridito es pequeñito, sus pasecitos de un metrico no aceleran ni producen velocidad en el contragolpe y físicamente su producción dura 20 minutos y después se pierde de los partidos como pasó ante Paraguay cuando la marca de Cáceres lo redujo a partir del minuto 20 a un tibio espectador.

Se equivoca Lara con ese  matrimonio con Giovanni. Otro técnico que sacrifica la selección por ayudarle a este jugador, que con todos los técnicos nacionales ha fracasado. Existen mejores alternativas para jugar de mediapunta en Maracaná. Dayro, Montero y el mismo Darwin serían mucho más importantes.

Todo técnico tiene su Garré y el de Lara, como el de Maturana, Reinaldo y Pinto al final es Giovanni. Y cada partido es otra decepción, ¿cuántas van ya?

43546

2008-10-13T17:05:07-05:00

column

2008-10-13T22:00:19-05:00

none

¿Otra vez Giovanni?

20

2620

2640

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez

Última columna

Zurdos

Júnior

Vergüenza total

Definiciones