Por: José Manuel Restrepo

¿Otra vez revaluación?

Dicen los analistas económicos que la definición de tasa de cambio es uno de los asuntos más complejos de administrar y predecir.

Tal como lo demostrara hace algunos años el premio nobel en Economía Robert Mundell, cuando una economía pequeña y abierta se enfrenta a la movilidad de capitales, termina perdiendo parte del control interno de la tasa de cambio. Para no ir muy lejos, el año pasado, luego de haber tenido una tasa apreciada por mucho tiempo, apareció el denominado “dólar Cárdenas”, que presumía que sería posible cerrar 2013 a tasas cercanas a los $2.000 por dólar, gracias a las gestiones de política del banco central.

La realidad indica que efectivamente iniciando 2014 se superó dicha meta, pero que la totalidad de los movimientos de la tasa de cambio fueron el resultado más de los anuncios de Ben Bernanke, en aquel momento cabeza de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), y hoy son el resultado de los anuncios y decisiones de su nueva jefa, Janet Yellen. En otras palabras, el “dólar Bernanke-Yellen” es significativamente más poderoso que el “dólar Cárdenas”.

Arrancando 2014 superamos una tasa de cambio de $2.050, situación que tranquilizó a los exportadores, quienes habían tenido varios años difíciles. La razón para esto venía de una aparente nueva realidad de los mercados mundiales, en donde los países desarrollados recuperaban la senda de crecimiento y se estimaba disminuyeran los beneficios monetarios que estaban concediendo y elevaran tasas de interés. El resultado sería la atracción de capitales de países emergentes a los desarrollados buscando capturar los beneficios de tasas y por ende la devaluación de la moneda en los países emergentes, lo cual efectivamente ocurrió hacia el mes de marzo. Algunos incluso se atrevieron a anticipar un dólar de $2.500.

Lo que nadie esperaba es que hacia inicios de abril el escenario cambiara de nuevo. En buena medida como resultado de la más tímida actuación de la Fed, que en cabeza de su directora nueva ha anunciado que así EE.UU. alcance las metas esperadas en desempleo y crecimiento, ello no implica que la política monetaria va a cambiar automáticamente. De nuevo el “dólar Yellen” se convierte en el determinante de lo que viene a continuación y nosotros simplemente nos acomodamos.

Por esto, en la primera semana de abril las monedas de Tailandia, Indonesia, Brasil, México, Perú, Rusia, Turquía y Sudáfrica se apreciaron a tal punto que volvieron a los valores con los cuales habían cerrado en 2013. A lo anterior se sumaron dos hechos en la economía colombiana: de un lado, las monetizaciones de contribuyentes para el pago del impuesto de renta en este mes, y de otro, la decisión de JPMorgan de aumentar la participación de los títulos TES en los dos portafolios más importantes de países emergentes en más de 6 puntos porcentuales. Cabe anotar que el efecto real de esta decisión puede darse a partir de mayo y que sólo ante el anuncio, los cambios ya son significativos.

Las consecuencias de lo anterior se reflejarán en una relativa afectación a los exportadores y en un nuevo escenario del dólar que seguramente oscilará entre $1.900 y $1.950 durante el primer semestre del año. Pero adicionalmente lleva a preocupaciones adicionales en el manejo macroeconómico que la masiva llegada de divisas al país pueda estar sucedida por una salida masiva cuando cambie el rumbo de la política monetaria en EE.UU., escenario en el cual debemos ser cuidadosos.

Es de rescatar el prudente manejo de nuestro banco central ante las incertidumbres de los mercados financieros y de capitales, en especial no interviniendo en la tasa de interés (como equivocadamente hicieron en otros países emergentes) y no eliminando las opciones de compra de divisas.

En momentos de tanta incertidumbre, genera tranquilidad tener un banco central tan cuidadoso y agudo en el manejo de la política cambiaria.

 

José Manuel Restrepo Abondano*


[email protected] / @ jrestrp
 

487579

2014-04-19T21:00:10-05:00

column

2014-04-19T21:05:24-05:00

none

¿Otra vez revaluación?

24

4128

4152

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de José Manuel Restrepo

La competitividad se construye en conjunto

Una despedida de esta casa

Hacia un acuerdo nacional