Por: Gustavo Páez Escobar

Otro plagio de Evangelista Quintana

En artículo de días pasados comenté el hurto literario de la Alegría de leer, famoso método de lectura creado por el educador nariñense Manuel Agustín Ordóñez Bolaños, de cuya autoría se apropió Evangelista Quintana Rentería, inspector escolar del departamento del Valle, valiéndose de la influencia que ejercía en el campo educativo. Y quedó impune. Entre 1930 y 1932 fueron publicados por él los cuatro volúmenes que conforman esta obra maestra. Se calcula que en sucesivas ediciones se vendieron alrededor de un millón de ejemplares.

Hay quienes todavía creen que el autor de la Alegría de leer es Quintana. Durante varias generaciones, este hecho se ha repetido de boca en boca y está registrado en numerosos textos bibliográficos. En cambio, el nombre del verdadero autor, el sencillo profesor Bolaños, quedó silenciado en las sombras del oprobio.

Tras rigurosas indagaciones, el connotado escritor Vicente Pérez Silva y el doctor en Historia José Oliden Muñoz Bravo pusieron al descubierto la realidad de este melancólico suceso que ha permanecido en el olvido durante 89 años, y que sufrió con resignación, hasta su muerte, el maestro nariñense. De este modo, aunque en forma tardía, se le hace justicia al verdadero autor de la Alegría de leer. Se aplica aquí el conocido refrán: “La justicia cojea, pero llega”.

El segundo plagio de Evangelista Quintana fue el perpetrado con el libro Apuntes sobre los emblemas de la Patria, cuyo autor es Luis Antonio Bohórquez Casallas (1914-1984), oriundo de Santa Sofía (Boyacá) y doctorado en Pedagogía y Letras en la Universidad Javeriana. Fue miembro destacado del magisterio y de varias academias de historia del país y escribió alrededor de doce libros, entre ellos Breve biografía de Bolívar (1980), la que fue patrocinada por el Congreso Nacional con motivo del sesquicentenario de la muerte del Libertador.

Es otra vez Vicente Pérez Silva quien devela este hurto literario en su reciente título Anécdotas y curiosidades alrededor del libro en Colombia (Grupo Editorial Ibáñez). Guillermo Bohórquez, hijo de Luis Antonio Bohórquez, mostró a Pérez Silva fehacientes testimonios que dan cuenta del nuevo fraude de Quintana. La Academia Colombiana de Historia, conocido este trabajo sobre los emblemas patrios, expresó a Bohórquez su voz de apoyo. Este hecho consta en el Boletín de Historia y Antigüedades de la entidad (septiembre y octubre de 1946).

Viene luego un enlace entre los dos educadores. En razón de él, Quintana dirigió al autor de la obra esta comunicación: “Bogotá, abril 20 de 1950. Mi dilecto amigo: Recibí en Cali el ejemplar de su trabajo y empecé su lectura. Le agradezco la confianza. Luego le escribiré”.

En junio de 1954 salía de los talleres gráficos de la acreditada editorial Peuser de Buenos Aires el libro Símbolos de la nacionalidad colombiana bajo la autoría de Quintana. Es decir, le había cambiado el título a los Apuntes de Luis Antonio Bohórquez y con el nuevo rótulo aparecía esta edición como suya. Es bueno señalar que la editorial argentina era la misma en la que Quintana había publicado, en 1932, el segundo tomo de la Alegría de leer.

Evangelista Quintana –qué duda hay– perdió el decoro y los resortes morales para convertirse en redomado usurpador de los derechos de autor. Falta saber si las otras obras que anota el Diccionario de escritores colombianos son en realidad suyas: Historia de mi patria, Nuevo programa analítico de religión, Nueva cartilla de urbanidad y Nuevo programa de matemáticas.

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Gustavo Páez Escobar

El legado de Adel López Gómez

Curiosidades de los libros

Humberto de la Calle y la paz

Dos poetisas editoras

Las valientes convicciones de Santos