Por: Marcela Lleras

Otros héroes

CUANDO HABLAMOS DE HÉROES tenemos la tendencia a pensar sólo en temas bélicos. En los héroes de la guerra, con grandes condecoraciones en el pecho.

Pero héroes son también personas que con un trabajo decidido, sin aspavientos y con constancia logran modificar, para bien, la vida de miles o millones de personas. Es el caso del doctor Fernando Tamayo Ogliastri, quien en el año de 1965, en contra de todas las amonestaciones de la Iglesia católica y de las de la hipócrita sociedad colombiana, decidió abrir la primera clínica de planificación familiar y, con eso, un camino muy importante para hablar y tratar el tema de la sexualidad y de la reproducción en Colombia. El doctor Tamayo democratizó la planificación familiar a través del trabajo de Profamilia, cuyo fundador fue él. Y en contra de viento y marea ha logrado quitarle el tabú a la sexualidad para que la gente aprenda a hablar sobre el tema de una manera franca y sana.

La planificación familiar les dio la posibilidad a las mujeres de poder tener sólo los hijos que querían y así organizar su vida para ser independientes, y, lo más importante, ser dueñas de su sexualidad y de su cuerpo. Fue de verdad una evolución para la mujer en Colombia.

Desde entonces, Profamilia se ha mantenido a la vanguardia en los temas de salud sexual y reproductiva. Y no sólo de planificación para mujeres, sino también para los hombres, que es un avance en este país tan machista. Profamilia, que ya tiene presencia en 20 municipios con 33 centros de atención, es una de las instituciones, en su género, más importantes de Latinoamérica, afiliada a la Federación Internacional de Planificación Familiar.

Los logros de toda la gente que ha trabajado bajo el ala o los parámetros que ha trazado el doctor Tamayo son indiscutibles. Y cada vez se diversifican más a medida que las condiciones del país lo van exigiendo. Trabajan en las áreas rurales, con los desplazados, prestándoles servicios de salud y diagnósticos. Dan asistencia a víctimas de la violencia sexual con servicios médicos, psicológicos y jurídicos; también trabajan instruyendo en la importancia del uso del condón para prevenir enfermedades de transmisión sexual, incluyendo el sida. Hacen talleres para explicarles a los adolescentes la importancia de una sexualidad bien dirigida y también, en los casos que se requiera, cómo asumir tranquilamente la orientación sexual. Y tienen programas de reproducción asistida.

No es fortuito decir que Profamilia ha cambiado la mentalidad y la vida de la gente. Es cierto que todavía falta mucho por hacer en el campo de la educación sexual y reproductiva, pero siempre hay que recordar que Profamilia fue pionera y, hoy, se pueden medir sus logros en cifras y en bienestar para los beneficiarios. Gracias doctor Tamayo y gracias, Profamilia.

~~~

Sería de esperar que la muerte del atroz criminal Jojoy sirva para que las Farc acepten su debilitamiento y den paso a las negociaciones de paz bajo las condiciones del Gobierno, o que se desmovilicen.

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Marcela Lleras

Muy sospechoso

Los íncubos y súcubos de la Episcopal

Colgados de la brocha

Tal para cual

Con saber contar basta