Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 1 hora
Por: María Teresa Herrán

Otros puentes y pulgares del Ejército

COMO SUCEDIÓ CON LA CICLOVÍA, los puentes —y no precisamente los de la 26, sino los de la Ley Emiliani— dieron buenos resultados.

A pesar de las pataletas iniciales, permitieron el esparcimiento y dinamizaron el turismo interno. Sin embargo, plantean diversas inquietudes. Más aún, en víspera de la semana no siempre santa.

Primera: no hay puente sin bus que se vuelque, con las consiguientes víctimas y por causas que se reducen a tres, a veces concomitantes, a veces excluyentes: exceso de velocidad, falta de frenos, chofer exhausto o dormido. Causas todas remediables si las empresas tuvieran un mayor control sobre sus buses y les dieran mejores garantías laborales a sus conductores y si la autoridad hiciera cumplir esas normas elementales.

Segunda: las carreteras reflejan la división sociológica entre atarvanes y respetuosos de los derechos de los demás. Por lo general, los atarvanes tienen imponentes camionetas de vidrios oscuros. Como si fuera un reflejo condicionado, sus conductores aceleran cuando ven a una mujer al volante. Los respetuosos, en cambio, no pitan y respetan las filas con paciencia. Así también anda el país.

Tercera: en vías muy transitadas por carros particulares, el Ministerio de Defensa de Juan Manuel Santos, muy bien asesorado publicitariamente, mejoró la imagen que se tenía del Ejército. Hasta aquí, todo perfecto y saludable. Pero, además, se impuso a los soldaditos una costumbre que en un principio era el justo reconocimiento a la labor del Ejército: saludar a todos los vehículos con el pulgar hacia arriba.

La idea del pulgar era parte de la estrategia mockusiana de cultura ciudadana. Tampoco es reprochable copiarla. El problema radica en que, con el tiempo, lo que era un gesto amigable del Ejército (en el que no cayó la Policía, aclaro) se ha convertido en una propaganda subliminal en favor del candidato Santos.

¿No sería conveniente que el señor Procurador le ponga coto al pulgar en alto? Ojalá lo haga después, obviamente, de sancionar al Presidente por su intervención en política, si es consecuente con el regañito preelectoral…

[email protected]

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de María Teresa Herrán

¿Qué tiene que ver la independencia?

¿Cuánto pesarán víctimas y paras?

La pasión no construyó a Colombia

El metro y otras maneras de embolatar