¡¿Ovnis?! ¡Lo que nos faltaba!

Noticias destacadas de Opinión

Es imposible que no podamos hablar de otra cosa. ¿Cuánto llevamos? ¿Por lo menos dos meses sin leer ni escribir sobre otro tema que no sea el coronavirus?

Sin restarle seriedad a la pandemia por sus muertos, sus enfermos y el desgaste emocional que nos afecta a todos, me animo a compartir algo que me pasó esta semana y que me puso a soñar con mudarme de planeta. Tenía la televisión prendida en algún canal de noticias, sin volumen, cuando alcé la mirada y vi en la pantalla imágenes de platillos voladores. ¡¿Ovnis?! ¡Dios mío, lo que nos faltaba! Como ahora todo es posible, me imaginé una invasión de extraterrestres chiquitos, verdes y con antenas, mientras buscaba el control para subir el volumen a la televisión. ¡Qué susto!, ¡Si, así como estamos, no tenemos claro quién manda en el mundo, mucho menos con invasores de otra galaxia! En todo sentido me parecía un mal momento para invadir la tierra; no es un lugar seguro y por dónde empezar a explicar por qué nos encuentran en esta penosa situación. Resultó no ser una invasión, pero no dejó de ser una noticia fascinante y un titular surrealista: el departamento de defensa de Estados Unidos hizo públicos tres videos -grabados por pilotos de la fuerza aérea-, de objetos voladores no identificados y ¡Reconoció el no saber de dónde provienen las extrañas aeronaves! Los videos no son nuevos; la novedad es que el pentágono los validó y de paso las historias de tres pilotos que muchos tildaron de locos.
 Domingo, 14 de noviembre de 2004. El comandante de la fuerza aérea David Fravor estaba a cargo de una misión de entrenamiento frente a la costa de California, cuando recibió una instrucción desde la embarcación militar USS Princeton, estacionada en el Océano Pacifico. Reportaban un objeto volador que no podían identificar como a 100 millas de la costa de San Diego y aseguraban que llevaban varias semanas registrando actividad extraña en sus radares en esa zona. El comandante a cargo de dos aviones, F/A-18F Super Hornets, se dirigió al punto señalado y lo que vio le cambio la vida. Inicialmente su radar no captó ningún movimiento en el aire pero cuando agachó la mirada hacia el agua, vio una aeronave ovalada como de doce metros de larga que se movía erráticamente unos metros sobre el agua y que provocaba un poderoso oleaje en el mar. El comandante voló directamente hacia el ovni y este a su vez voló hacia el avión militar, pero en un segundo cambio de rumbo. “Aceleró a una velocidad que no he visto jamás y alzó vuelo hasta que desapareció”, dijo el piloto al diario The New York Times y también contó que el episodio lo había convertido en blanco de burlas y por eso no le gustaba hablar de eso. Los otros dos videos fueron grabados en 2015 en la Florida y en uno de ellos se escucha al piloto decir que “veía una flota entera de ovnis y que algunos de ellos giraban sobre sí mismos y sin moverse de lugar”.

El Pentágono tiene desde el 2007 una oficina especializada en objetos voladores no identificados que se creó por insistencia del senador Harry Reid, y a la que se le asignó un presupuesto de 22 millones de dólares. La oficina supuestamente cerró años después, pero se sabe que agentes de inteligencia no descuidan el tema y, alguno de ellos (probablemente trabajando desde su casa) dio la orden de publicar los videos explicando que lo hacen para dar fin a rumores sobre el tema y de paso contar al mundo que cambiaron sus protocolos para que los pilotos reporten este tipo de incidentes sin temor a ser ridiculizados.

Hay quienes dicen que no es más que una cortina de humo. Aún si fuera así, yo la recibo como un soplo de aire fresco. No hay extraterrestre que tape la cifra de más de 1 millón de contagios y más 60,000 muertos en Estados Unidos a causa del Coronavirus.

Por cierto , yo creo en los ovnis y en los extraterrestres. Es más, los vi una vez. Estaba como con 20 personas en una terraza en un apartamento frente al mar en Tel Aviv, Israel. Todos vimos estacionadas sobre el Mediterráneo cinco luces muy fuertes, a la misma distancia la una de la otra, que duraron menos de un minuto y ascendieron a toda velocidad. Al otro día salió la foto en los periódicos y la fuerza aérea israelí reconoció que no sabía que habían sido. Mejor dicho… de que los hay, los hay. En lo que no creo es en que esto sea una estrategia de los Estados Unidos para desviar la atención de la pandemia. Eso es imposible. Tal vez lo que quieran es aprovechar que ya nada nos sorprende para salir de ese guardado. O podría ser, en el mejor de los casos, una insinuación para que la próxima vez que pase una flota de ovni uno considere subirse en ella.

Comparte en redes: