Por: Hernán Peláez Restrepo

A pagar

Está bien que la tal planilla única para pago de salud y pensiones no haya sido inventada todavía, porque quienes la cranearon no hicieron bien el ejercicio; pero está mal, después de 60 años de fútbol profesional, que varios equipos y algunos llamados grandes sigan siendo manejados como tiendas. Y eso que los tenderos con lápiz en mano no se dejan tumbar.

Comienza la Copa Mustang II y éste es el panorama. El DIM completó cuatro quincenas atrasadas y la única esperanza era la recaudación del juego con Millos. No hace mucho se supo que el equipo había recibido dizque cinco millones de dólares por el pase de Pino al fútbol europeo. ¿Será verdad? Y si así fue, la plata, ¿se volatilizó?

Bucaramanga debe tres meses. Está en mora por seguridad social y no ha pagado más de seis meses de pensión. Jugadores como Casanova sostienen estas anomalías. Quindío, cuya nómina es relativamente baja, adeuda un mes y había hecho la firme promesa de pagar antes de jugar hoy contra Equidad.

En la B, el asunto no es más saludable. En Cortuluá, algún abono pudieron hacer quedando pendiente el pago de dos meses. En el antiguo Bajo Cauca, ahora Itagüí, les están debiendo tres meses; en el Girardot, cuatro; en el Córdoba, tres; la Academia, cinco; Alianza Petrolera, tres, y Rionegro, ganador del Apertura, cuatro.

Los equipos se ‘embarcan’ en unas naóminas grandes, hacen cuentas alegres sobre patrocinios e ingresos por Tv, calculan, y a veces mal, los ingresos de taquillas y, cuando menos se dan cuenta, están en octubre eliminados, quebrados y listos para salir con la totuma a recoger limosna. Ojalá alguien les explicara a esos ‘abnegados’ directivos cómo manejar las finanzas para no seguir manejando con plata del bolsillo a los equipos. Es probable que en el futuro, como pasa en Uruguay, los equipos no puedan participar si no están a paz y salvo. Por eso, ya casi se conocerá la respuesta de Coldeportes sobre la vigilancia que ejerce sobre los equipos. Amanecerá y veremos, si Bustamante es capaz de frenar este despilfarro.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

En la cuerda floja

Dependientes

Fe y más fe

Cómo cuesta

Da gusto