Por: María Elvira Bonilla

País de tuertos

Cuando se lea esta columna ya Colombia tendrá elegidos nuevos alcaldes, gobernadores y estarán conformadas las asambleas departamentales y los concejos municipales.

Según los análisis tanto de la Fundación Arco Iris, Transparencia por Colombia, como de los distintos observatorios electorales y los análisis de investigadores en las regiones, el perfil de la calidad de los gobernantes locales antes que mejorar va a registrar un grave deterioro. Todo indica que el campanazo de lo ocurrido en Bogotá en los cuatro años anteriores, conocido como el carrusel de la contratación, replicado en otras municipios y ciudades del país, que tienen mucha menor fortaleza institucional y peso de la opinión pública que la capital, sirvió para castigar electoralmente al Polo Democrático y disparar a Gustavo Petro como adalid de la lucha contra la corrupción. Y para nada más.

Los grandes responsables de que el abanico de candidatos para ocupar cargos públicos territoriales no sea mejor, son los partidos políticos. Anunciaron una depuración que resultó insuficiente e ineficaz. La selección no se hizo con el rigor que la ciudadanía, saturada de corrupción y abusos, demandaba. Con el pragmatismo propio de los políticos, los partidos no se dieron la pela. Incapaces o no interesados en construir filtros exigentes para garantizarle a la ciudadanía una selección previa, aplicaron un único rasero: la existencia o no de procesos judiciales concluyentes frente a los postulantes a obtener los respectivos avales. Habría bastado prestarles el oído a los habitantes de las regiones que bien conocen cómo actúan los políticos en el terreno, que se saben de memoria sus pilatunas cotidianas y recitan su trayectoria de politiquería alimentada en las malas prácticas de concejos y asambleas, para evitar que tanto personaje turbio e incompetente se colara en los tarjetones.

El pragmatismo y la mediocridad se tomaron los partidos, convertidos en simples máquinas electorales que actúan con inmediatismo y sin perspectiva. No existen centros de pensamiento ni escuelas de formación para preparar jóvenes para la gestión pública, donde se construyan proyectos de sociedad y de país a futuro, cimentados sobre valores y convicciones. Se acabó en el país el debate público, la movilización de ideas y de sueños que en la vida de una sociedad son bien importantes por convocadores y movilizadores de voluntades.

Con la nueva ley de regalías muchos presupuestos regionales se multiplicarán y serán los alcaldes y gobernadores los principales responsables de que esos recursos se traduzcan en mejoramiento de las condiciones de vida en las regiones y no en más corrupción. Para la gente del común éstas son las elecciones más importantes, un proceso democrático que se inició hace ya 26 años, pero que aún no madura y que deja un balance lleno de interrogantes. La cosecha de buenos alcaldes producto de la elección popular ha sido escasa y todo indica que la tanda que llega no será mejor, atrapados en la lógica del adagio popular: en el país de los ciegos, el tuerto es rey. El análisis tendrá que hacerse poselecciones, pero todo indica que no se logrará romper el círculo vicioso.

Buscar columnista

Últimas Columnas de María Elvira Bonilla