Por: Aura Lucía Mera

¡País mezquino!

“Debemos comprender que no podemos escapar del dolor común y que nuestra única justificación, si hay alguna, es hablar mientras podamos, en nombre de los que no pueden”: Albert Camus.

En una estupenda entrevista a Jesús Abad Colorado, reportero gráfico que nos ha mostrado la verdadera cara de la guerra en sus fotografías, los rostros del dolor, la desesperación de los desplazados, los ojos desorbitados de los niños, las paredes manchadas de sangre y la pobreza y el desarraigo en su absoluta crudeza, respondió a las preguntas del periodista David Laverde de forma enfática y contundente sobre la realidad de este país.

“El horror que ha vivido Colombia se debe a la mezquindad con la que la clase política ha tratado siempre a los pobres y a los campesinos. Este es un país en que todo está estratificado. Clasista. Racista.

“... Se nos olvida que aquellos seres, los que viven en las veredas olvidadas y en las montañas, son los que producen los alimentos y cuidan de los bosques. Esos seres y sus hijos son los que se han puesto como carne de cañón para todos los ejércitos. Son los que han perdido su vida.

“... Vivimos anestesiados porque los que ponen los muertos siempre son los mismos. Si el hijo de un político importante entra al Ejército, es portada de revista... A la guerra jamás van los hijos del poder.

“... En este país los medios de comunicación siempre entrevistan a los comandantes del Ejército, de las guerrillas, de las autodefensas, a los alcaldes y gobernadores. Jamás a las víctimas.

“... Mientras tanto, miles y miles de personas tienen que huir a través de las montañas, cargando con sus hijos, sus animales, sus pocos enseres.

“... A estos seres fue los que capté con mi cámara. He sido testigo presencial... Y lo curioso es que tanto los soldados como los insurgentes, los paramilitares, los policías, las bandas delincuenciales, los narcotraficantes o los sicarios llevan siempre crucifijos o estampas de la Virgen... porque seguimos siendo un país católico.

“... Además, la corrupción va mucho más allá de la clase política... Aquí todos roban... es una costumbre generalizada.

“... Sería fantástico que a los corruptos los pusieran a hacer labor social, que los manden a las montañas a sembrar, a escarbar la tierra, a untarse con las manchas del plátano”.

P.D. Vergüenza nacional. El único país del mundo que vota No a la paz y Sí a la corrupción... ¡qué asco, qué mezquindad! Aunque somos casi 12 millones de colombianos sin tamal ni buses, como dijo Daniel Samper, que salimos a votar para el cambio. ¡Ojalá el presidente Duque nos tenga en cuenta!

Le puede interesar: "Así lo roban en Colombia y usted ni cuenta se da" 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera

¡Tristeza!

¡Alucinante!

¿Qué buscamos?

Había una vez...

¡Se buscan!