Por: Catalina Uribe Rincón

Palabras culposas en la comunidad del anillo

Así tituló Caracol la noticia sobre los escándalos al interior de la Policía: “Comunidad del anillo: supuesta red de prostitución homosexual en la Policía”.

Pero cuando los oficiales americanos se valieron de la prostitución en Cartagena, nadie escribió “Bacanal heterosexual de la DEA”. En días anteriores la revista Semana informó: “Pareja del mismo sexo fue señalada de abusar de su hija”. El titular de Blu Radio sobre el tema fue idéntico: “Detenida pareja de lesbianas por supuestamente abusar de su hija”. Pero, ¿qué nos aporta saber que eran lesbianas? Nadie escribe algo así como “pareja de hombre y mujer cometió este o aquel delito”. La categoría relevante es “criminal”, no “orientación sexual”, pero el prejuicio, los periodistas, y, aún más vergonzosamente, los editores, lo dejan pasar.

¿Es siempre la homosexualidad irrelevante? No. Hay veces que importa y mucho. Algunos estudios han llegado ha sugerir, por ejemplo, que la pederastia en la Iglesia Católica ocurre en su mayoría entre religiosos y niños, no porque los primeros sean mayoritariamente homosexuales, sino porque los segundos se avergüenzan de denunciarlos. En este contexto, la orientación sexual importa: la pederastia ocurre con niñas y niños, pero estos últimos lo ocultan hasta la muerte.

“Las palabras no son inocentes ni impunes”, dijo hace años el escritor Saramago. “Las palabras no son una cosa inerte, de las que se puede disponer como a uno le venga en gana”, continuó en un auditorio argentino colmado de estudiantes. Algo así lo saben todos, pero hasta los periodistas más críticos pierden a veces las luces. El problema en que tales titulares aparezcan en los medios es que, aunque parezcan equívocos, son unívocos: se asocia directamente a una minoría, que aún está en un largo proceso por reivindicar sus derechos, con un crimen. ¿Por qué nunca hacemos explícito que un hombre blanco heterosexual hizo algo malo? El sesgo es sutil, pero importa.

617155

2016-02-17T21:00:15-05:00

column

2016-02-17T21:05:20-05:00

ee-admin

none

Palabras culposas en la comunidad del anillo

44

2045

2089

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Catalina Uribe Rincón

Los niños, la vergüenza y el odio

El porno de venganza y las mujeres

Más allá de Uribe y Petro