Sirirí

¿Palabras, palabras, palabras?

Noticias destacadas de Opinión

La mintransporte quiere convertirse en un ángel de la guarda para el Valle del Cauca y, como se trata de una persona seria, no política y amiga de hacer las cosas, habrá que creer en su palabra.

Sin pestañear un solo instante dijo, aseveró, manifestó y, lo más importante, se comprometió a que en este año echarán a andar las obras que viene clamando este departamento desde años atrás y que se han quedado en veremos, reducidas a estudios y más estudios de los estudios, en un bla, bla, bla barato que nos tiene a la altura de cenicientas, a pesar de todo el platal que se le gira a Bogotá y no retribuye en la proporción que debería.

Aquí ha habido una presión muy importante por parte de la bancada parlamentaria vallecaucana, los líderes regionales, las fuerzas vivas y el presidente Duque, que se ha apersonado del asunto para evitar que le sigan tomando el pelo a la región —léase mamando gallo—, mientras otros departamentos del país reciben ríos de oro y miel.

Dijo la ministra que los trabajos de terminación, por fin, de la doble calzada Buga-Buenaventura, la malla vial, la carretera Mulaló-Buenaventura y la profundización del canal de acceso a la ciudad-puerto se iniciarán este año que, según ella, será clave para desempantanar estas cuatro obras, importantes no solo para el Valle sino también para el país entero.

Sin embargo, no es la primera vez —y ojalá sea la última— que presidentes, ministros y funcionarios del más alto nivel se han comprometido con estas urgentes realizaciones, pero nos han quedado mal. Vicky Perea, columnista de El País, escribió que resultaba difícil de creer esa promesa porque más de una vez, repito, nos han mentido, nos han engañado, por eso la gente del puerto, por ejemplo, se ha rebotado y ni así, pues la burla ha continuado.

Pueda ser, ojalá, confiemos, creamos en la palabra empeñada de la funcionaria y en las instrucciones impartidas por el presidente Duque. Vamos a estar ojos avizores para que de nuevo no sumemos más y más frustraciones, odios y divisiones.

Comparte en redes: