Por: Aura Lucía Mera

¿Papa comunista?

“Los animo a poner la mirada en todos aquellos que hoy son excluidos y marginados de la sociedad”.

“La inequidad es la raíz de todos los males sociales”.

“Aquí hay densas tinieblas que amenazan y destruyen la vida... Las tinieblas de la injusticia y la inequidad social. Las tinieblas corruptoras de los intereses personales o grupales que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bien de todos (...) Las tinieblas de la sed de venganza y del odio que mancha con sangre humana las manos de quienes toman la justicia por su cuenta, y las tinieblas de quienes se vuelven insensibles ante el dolor de tantas víctimas”.

“Es indispensable asumir la verdad. La verdad debe conducir a la reconciliación y el perdón. Es hora de sanar heridas, tender puentes, limar diferencias. No hay que dejar que el odio y la venganza se apoderen de nuestro corazón. Todos somos víctimas. Es posible comenzar de nuevo”.

“No se puede vivir del rencor. Solo el amor libera. Este viaje a Colombia quiere ser un aliciente, un aporte que en algo allane el camino de la reconciliación y la paz. Hay que perdonar a quienes nos han herido. Los jóvenes no se deben dejar enredar en historias viejas, cuando los adultos repetimos acontecimientos de división simplemente por estar atados a rencores. Tenemos que volver a considerarnos hermanos, compañeros de camino”.

“La Iglesia debe dejar sus comodidades y apegos… Debe involucrarse más con los desfavorecidos, aunque para algunos eso parezca ensuciarse y mancharse”.

Recopilo algunas frases de Francisco, este hombre excepcional, en su recorrido por Colombia. Frases que, aunque no lo crean, han provocado reacciones de indignación en Twitter y WhatsApp afirmando que el papa habla así porque “es comunista”.

Vino cuatro días en que se entregó por completo. Nos abrió su corazón. Me conmovió ver su rostro magullado y salpicado de sangre y cómo continuaba su peregrinaje, sonriente y estoico. Ya no puede darnos más. Es responsabilidad de cada uno de nosotros cómo comportarnos y actuar en esta disyuntiva que estamos viviendo en nuestro país y que partirá definitivamente nuestra historia y la de nuestros descendientes en un antes y un después. Nada seguirá igual. Depende de cada uno lograr que sea mejor, más equitativo y más justo.

No recuerdan, porque son de misa y comunión diaria y poseen esa soberbia ciega disfrazada de humildad, que el primer comunista de la historia fue Jesús de Nazaret. Que fue precisamente arrestado, golpeado, escupido y crucificado por traer este mensaje de igualdad, amor, perdón y reconciliación. Que sacó a fuetazo limpio a los sacerdotes y comerciantes del templo. Que acarició a los leprosos y repartió panes y peces a toda la multitud hambrienta. Que predicó que todos éramos iguales. Que su amor fue María de Magdala, esa mujer “pecadora” que querían “los justos” lapidar.

Me uno a su comunismo. El del mensaje de Cristo. Lejos de ese comunismo, bastardeado y criminal que acabó en dictaduras sanguinarias, represión y muerte. Así como me siento lejana de las dictaduras fascistas que también imponen a sangre y fuego sus dogmas y religiones. Creo que todos somos iguales y que todos merecemos igualdad de oportunidades, vidas dignas y salarios justos. Y que los que tenemos más debemos compartir más. La vida es muy corta. El único legado que dejamos intacto es el legado del amor.

Posdata: “Hacía 50 años no iba yo a misa, y el jueves la oí entera y la entendí en la palabra de este hombre dulce que pone por encima la esperanza” (Alfredo Molano Bravo).

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Aura Lucía Mera

El buen hijo

Coherencia

La casilla mágica

¡Dos muelas cordales!

“Prefiero el dictamen de la historia”