Por: Iván Mejía Álvarez

Papaya y madera

A los dirigentes del fútbol les encanta la papaya. Y no propiamente la fruta como tal, deliciosa, nutritiva, refrescante, con limoncito, sino la expresión tan colombiana de ‘dar papaya’, es decir, ponerse de pechito para que les apunten y les den hasta con el balde del agua.

Son felices, y no lo ocultan, cuando salen con sus novedosas ideas y permiten que el público y la prensa les apunten y les disparen sin limitaciones.


Es la única forma de entender el último desaguisado que se les ha ocurrido a algunos de esos genios: ampliar el campeonato a 20 equipos para evitar que el Pereira o el América se puedan ir a la B. Son tan peregrinas las tesis y tan ridículas las aseveraciones para intentar consumar este cambio a las reglas de juego que sólo mueven a risa y a ofrecerles lo que ellos quieren: que les den madera.


La dirigencia del Pereira, tan inexperta e irresponsable como inepta e incapaz, promueve la idea de un campeonato con 20 equipos y, sin que ellos lo aseveren públicamente, se ha filtrado que es un acuerdo con la Federación y la administración de la Dimayor. Ellos no reclamaban la salida de Comesaña hacia la selección y en su defecto se trataría la posibilidad de ampliar el torneo a 20 equipos. Eso no es cierto, es una mentira salida del imaginario popular, no existe compromiso alguno en tal sentido. La propuesta se llevará a la asamblea de este jueves, pero no es una idea patrocinada por la Dimayor o por la Federación.


Claro, uno conoce cómo se mueven algunos dirigentes pero, aunque ya en alguna oportunidad cambiaron las reglas de juego para favorecer a Bucaramanga, Magdalena y Cartagena, hoy el ambiente no parece ser el mismo. Sin embargo, ellos no pierden la oportunidad de demostrar que el respeto a los reglamentos, el juego limpio, el señorío y la equidad es algo que con ellos no va.


Si Pereira se va a la B es producto de sus malas administraciones, de sus malos equipos, de sus malos resultados, de su falta de seriedad contractual con los jugadores y cuerpos técnicos. Si América se va a la B es tan sólo la resultante de muchos años de soportar la Lista Clinton, de sus peleas internas, de sus oscuros y descabellados manejos, del temor latente de los empresarios serios a meterse en la salvación del equipo rojo, patrimonio de la ciudad, por cuenta de las represalias del gobierno estadounidense. Lo que le pasa al Pereira, al América, como les sucedió a Unión, Bucaramanga, Cúcuta durante años, no es producto de un día, es la suma de muchos años de equivocaciones.


Los dirigentes deberían ahorrar el darle papaya a la gente para que les den madera.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Iván Mejía Álvarez