Por: Hernán González Rodríguez

Papeles derivados en finanzas

Los derivados son una manera de invertir en uno o varios activos sin tener que poseerlos físicamente.

Su valor está atado o depende del precio de algo, como por ejemplo, el precio del café. Dicho de otra manera, son papeles cuyo valor depende o se deriva del precio de uno o más activos o índices relacionados con ellos.

Los derivados son contratos entre dos personas. Su precio fluctúa a la par con el de los activos a ellos atados. Los activos más frecuentes son las acciones, los bonos, las materias primas, las monedas, los índices de las bolsas de valores y hasta los milímetros de lluvia o las horas de sol en una región.

Los derivados se usan para neutralizar el riesgo, mas no siempre lo logran. Su administración se conoce como especulación. Por ejemplo, un ciudadano europeo compra acciones de una empresa estadounidense y las paga en dólares. Bien podría él exponerse a perder cuando las venda y reconvierta a euros cuanto dólar reciba, si, entre tanto, se le aprecia o encarece el euro. Para neutralizar esta pérdida se protege nuestro europeo comprando dólares a futuro, a una tasa de cambio fija, con tal que le asegure ella que su reconversión a euros no le reduzca su inversión inicial.

Otro ejemplo. Un cultivador de maíz le vende su producto a un molinero y firman un contrato a futuro para vender maíz a un precio fijo. Quien vende se asegura contra la posibilidad de que el precio del maíz se le desplome. Quien compra se asegura de que el precio del maíz se le eleve. Neutralizan sus riesgos. Algo más, para prevenir que por culpa del mal tiempo no se produzca maíz, crean una compañía aseguradora para garantizar la venta de tal papel.Con frecuencia, este tipo de seguro no existe.

Otros riesgos. Cuando el precio de los activos atados al derivado declina en forma apreciable y, además, cuando coincide que quien recibe el activo se encontraba muy endeudado o muy apalancado como dicen los economistas, explota la llamada "bomba de los derivados", tal como ha sucedido en los países ricos.

El elevado endeudamiento existente entre los fondos de cobertura de los Estados Unidos en particular, sus llamados "hedge funds", en momentos en que se les cayó el precio de las residencias, las acciones, las materias primas... explican las catástrofes padecidas por éstos.

Es que una acción está respaldada por el valor de una empresa, una deuda por los activos de alguien, una hipoteca sana por una propiedad... salvo numerosos derivados que, en forma irresponsable e inexplicable, no están ni respaldados, ni regulados, ni controlados por nadie.

Un entrevistado por Bloomberg afirmaba recientemente que, la suma de todos los derivados en manos de la banca mundial, ascendían a la inconcebible suma de 600 millones de millones de dólares, el monto de estos derivados según Wikipedia es similar a esta última cifra, en tanto que la suma de todos los activos, sí, de los activos de todos los países del orbe, se acerca hoy a la mitad, unos 300 millones de millones de dólares. Es decir, tan sólo la mitad de los derivados está respaldada. El producto interno bruto de los Estados Unidos figura en 13 millones de millones de dólares, cifra exigua en relación con el monto de los derivados en circulación.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Economía subterránea en Colombia

Razones para el éxito de Singapur

Micropartículas de plástico

¿Fin del libre comercio?

Razones para votar por Iván Duque