¿Para dónde vamos?

Noticias destacadas de Opinión

Por: Miguel Villa Uribe

En materia de política, económica y social, estamos viviendo uno de los momentos más interesantes de la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial; pero tal vez, lo que más impresiona es cómo el mundo está cambiando drásticamente casi que a diario.

Pasan tres días y uno no puede creer la decisión que ya tomaron en algún lugar del mundo. Entre esas, las montañas de dinero que están inyectando en las economías del mundo para contrarrestar el daño económico que está generando la pandemia. Hace una semana había escrito que se estimaba que el mundo iba a estimular los mercados con 1,5 trillones de dólares. Hoy ya estamos hablando que solo EE. UU. aprobó en el Congreso dos trillones en ayudas económicas y alrededor del mundo podrían calcularse otros tres trillones para completar unos cinco trillones de dólares. Es probable que para el momento de esta publicación ese número sea aún más grande.

Pero lo más fascinante de todo esto es ¿qué va a pasar con esas cantidades de dinero en la economía cuando pase la contingencia? Ya hemos visto cómo en la recesión del 2008, las grandes economías del mundo, especialmente la americana, salieron a salvar empresas vitales para su economía inyectando sumas sustanciales de dinero con el slogan “too big to fail”, pero en este momento la historia es muy diferente. Las economías del primer mundo gozaban de una estabilidad económica y financiera normal y, aunque esta crisis es real, el aparato productivo de la economía estaba funcionando bien hasta el momento y solo se está parando por temas circunstanciales.

Quién sabe qué pasará cuando todo vuelva a la normalidad, pero lo que sí es cierto, es que, aunque algunos se quebrarán, el mundo va tener un superávit de alrededor de cinco trillones de dólares en la economía, que sin duda van a generar cambios en el mercado global, lo cual no es poca cosa; esto es aproximadamente el PIB del Japón, la tercera economía del mundo. Por estos lados, esperemos que algo de ese capital logre ingresar a nuestra economía y no sólo en remesas, sino en inversión extranjera, porque nuestra historia es muy diferente, no podemos generar ese tipo de deudas.

Lo más lejos que hemos podido ir es sacar dinero de las pensiones y otros pequeños fondos que tenemos, para usarlo como contingencia en este momento, algo que veo muy peligroso para nuestro país, pero de algún lado tendrán que salir los recursos y el gobierno tendrá que manejarlo con mucho cuidado.

Otro tema que se escapa de todo entendimiento es qué pasa en Norte América. Desde México hasta Canadá se han tomado esto con mucha ligereza; el contagio relampaguea y no se quieren aislar. Consideran que la economía es más importante que la salud pública, pero no por esto el virus va a dejar de hacer de las suyas. En Reino Unido pensaron igual y ya las cosas se salieron de control y están en cuarentena total. Un estudio reciente de la Universidad de Oxford dijo que era probable que ya la mitad de la población del país estuviera infectada, pero como todo en esta coyuntura, absoluta incertidumbre de lo que pueda ocurrir en los próximos días. Lo que sí sabemos es que entre México, EE. UU. y Canadá hay cerca de 500 millones de habitantes, lo cual es verdaderamente preocupante viendo con la facilidad con la que este virus se contagia y cómo podrían lidiar con esta situación.

A estas alturas ya podemos inclusive especular si realmente tenemos posibilidades de parar el contagio. ¿Será que nos estamos guardado para nada y la muerte de los más vulnerables es inevitable? ¿Habrá una vacuna en el futuro? ¿La economía es más importante que la vida? Tantas incógnitas y tan pocas respuestas. Sin duda estamos viviendo uno de los momentos más interesantes de la humanidad. Ya dentro de poco sabremos de qué estamos hechos. Si somos débiles o fuertes, si como sociedad podemos funcionar y convivir. Hoy el mundo está parado, pero mañana de pronto solo será otro día de trabajo. Esperemos que esto nos sirva para darnos cuenta de los errores que estamos cometiendo y podamos mejorar como raza humana.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.