Por: Cartas de los lectores

¿Para qué la venta de agua en bloque?

La confrontación entre el alcalde Gustavo Petro y la dirigencia de Cundinamarca, en cabeza del gobernador Álvaro Cruz, para incrementar la venta de agua en bloque del Acueducto de Bogotá a los municipios de la Sabana, como Chía, Cajicá, Tocancipá, Gachancipá, Soacha, entre otros, permite estar de acuerdo con la medida de limitar este recurso. La contaminación del aire y del recurso hídrico.

El traslado de la zona industrial, no sólo de la capital del país, sino de municipios como Soacha, a las mejores tierras de cultivo, recreación y esparcimiento de la Sabana de Bogotá, reemplazando éstas por industrias y urbanizaciones que nada aportan al desarrollo sostenible del medio ambiente.

Caso concreto de ello es el deterioro del agua que se capta en la planta de Tibitoc, que abastece a más del 20% de la capital de la República y de la que se abastecen los municipios previamente mencionados. Actualmente se presenta un desastre ambiental y paisajístico en la zona adyacente a dicha planta de tratamiento, en la vía Zipaquirá-Briceño-Sopó, por la aprobación y ejecución por parte del municipio de Tocancipá de un desarrollo industrial y de zonas francas (tan de moda), y sin ningún control de la CAR y de los entes ambientales. Resultado de ello, la afectación se presenta en parques como Panaca y el Jaime Duque, con finalidad ambiental y turística.

¿Quién controla los vertimientos que producen las industrias que funcionan en la zona industrial adyacente al río Bogotá y que en los años 60 fue suspendida por el gobierno de la época para impedir el detrimento de la calidad de las aguas del río y de su entorno, que hoy, a pesar del cambio climático, ni el gobierno ni ningún ente se ha pronunciado al respecto para evitar este daño irreparable que día a día está creciendo?

¿La Sabana de Bogotá es desarrollo sostenible o invasión sin ningún control de industrias y/o urbanismo?

¿Quién responde por el desarrollo incontrolado urbanístico que afecta al río Teusacá, afluente del río Bogotá, en la vía La Calera-Sopó, proyectos impulsados por urbanizadores que antes tenían asiento en los Cerros Orientales de Bogotá y que por medidas tomadas por el Distrito Capital trasladaron su efecto lesivo al departamento?

La falta de coordinación y de políticas definidas en nuevos proyectos es lo que ha contribuido a que se presenten fenómenos como la inundación recurrente en la zona de influencia del río Bogotá.

Jairo Tulio Sánchez Gómez. Zipaquirá.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Dos cartas de los lectores

Carta de un navegante por la educación

¿Y dónde están ellos?