Para qué sirven $3.350 millones

Noticias destacadas de Opinión

Según el gobierno de Duque, $3.350 millones sirven para mejorar sus comunicaciones y, por eso, el 30 de abril de este año le hizo un contrato por ese valor a Du Brands SAS. El dinero es del Fondo Paz, creado en 1997.

Ese fondo, distinto al establecido en 2017 como resultado de los acuerdos con las Farc, fue creado con un objeto específico: financiar los “programas de paz encaminados a fomentar la reincorporación a la vida civil de grupos alzados en armas”. Es un dinero que hace 23 años no fue concebido, en ninguno de sus fines, para mejorarle la imagen a un presidente. Y la pandemia no puede ser la excusa para manipular su uso.

Colombia tiene regiones en la más extrema pobreza, profundizada por el aislamiento. Colombia aún no conoce cuál será la cifra que aumentará el porcentaje de desempleo. Colombia tiene hospitales como el de Maicao, Leticia, Florencia, Quibdó, Circasia, Apartadó, Ocaña, solo por citar unos poquísimos ejemplos, algunos sin UCI, ni equipos para proteger al personal de salud. Colombia tiene al 63 % de los estudiantes en educación media de colegios públicos sin acceso a internet ni computador en su hogar (Laboratorio de Economía de la Educación de la Pontificia Universidad Javeriana).

Ahora, pensemos en las necesidades básicas que podrían cubrirse con $3.350 millones: 41.875 subsidios del programa de los adultos mayores; 10.030 subsidios para Familias en Acción; 9.410 del programa Jóvenes en Acción; 20.938 subsidios para Ingreso Solidario; 3.416 salarios mínimos con auxilio de transporte; 16.750 cajas, cada una con 50 tapabocas N95; 83.750 visores para los médicos; 837.500 batas desechables para uso del personal de los hospitales; 2.790 respiradores 3M 6800. Estos datos de insumos médicos resultan de las consultas hechas a especialistas de Armenia, Quindío, que han comprado para sí mismos, con sus propios medios, los productos citados.

$3.100 millones cuesta poner a operar el Hospital San Vicente de Paúl en Circasia, donde están haciendo una campaña de donación para dotarlo con salas de espera, silletería, mobiliario para medicamentos y archivo, escritorios para el personal administrativo, etc. Su exgerente, Liliana Valdez, duró 15 meses rogándole al Ministerio de Salud que le ayudara para adecuarlo para poder brindar atención. Hace un par de semanas, desde esa entidad le devolvieron la última carta diciendo que en este momento no están revisando proyectos. La Gobernación del Quindío se comprometió a destinar $2.100 millones de las regalías para ese fin y el resto hay que conseguirlo con la caridad de los ciudadanos.

El supervisor del contrato con Du Brands, Hassan Nassar, dijo a los periodistas de la revista Semana que los recursos del Fondo Paz usados para la contratación fueron habilitados para mejorarle la cara a Duque desde el 2018. “Lo que tenemos en este caso es toda una estrategia comunicacional para fortalecer la democracia”, explicó.

“Lo primero que tenemos que hacer para recuperar la economía es eliminar el derroche del Gobierno. Acabar con los gastos innecesarios, empezando por los suntuosos gastos en publicidad y eventos”. Esa frase es de Iván Duque, del 15 de febrero de 2018, y está en el periódico La República. Mentiroso, hipócrita e indolente. Es todo lo que me resta por decir.

Ah, me queda una duda: eso de “fortalecer la democracia”, con la estrategia de los $3.350 millones, ¿también incluirá la manipulación de encuestas y la creación de cuentas en redes que aseguren que tenemos al mejor presidente del mundo?

@ClaMoralesM

* Periodista.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.