Por: Mario Morales
El país de las maravillas

Parábolas sin retorno

Escucha "Columna Mario Morales 05-08-19" en Spreaker.

Están poseídos por el espíritu de la ficción. Sobreviven a punta de cuentos, ahora que les restan mil y un poco más de noches: desde la fábula de Ordóñez sobre los migrantes venezolanos que contagian de castrochavismo a quienes los reciben, hasta la del superfiscal que dijo tener resueltos más de la mitad de los casos de crímenes contra defensores de derechos humanos.

Lo suyo, lo de ellos, es dejar constancia de sus versiones, no importa que no se les crea; como los lectores del Parlamento Europeo que encuentran desarticuladas y parciales esas historias estatales sobre violencia contra líderes sociales.

Con cuentos contrahechos como ese que le echaron a “la Nobel” de derechos humanos, Francia Márquez, víctima con otros 20 pares suyos de un atentado real, en el norte del Cauca y cuyo riesgo no termina, porque, como le explicaron, solo puede haber protección para 5.000 de los 7.000 defensores, por parte de los desamparados agentes de la Unidad Nacional de Protección que no están formalizados y siguen tercerizados. ¿Y los otros 2.000 defensores? A su suerte.

O narraciones que comienzan o terminan con los mismos personajes indefinibles, inasibles e inidentificables de siempre, con el rol de verdugos y el rótulo de “grupos ilegales”.

Los mismos que aparecen en la trama repetida de las chuzadas a la Corte Constitucional. Los mismos que, según la Fiscalía, preparaban un atentado al presidente en la minga, en tiempos de objeciones a la JEP; los mismos que están, dicen, detrás de toda protesta social.

Parábolas que pretenden enseñar a esa misma JEP a no lavar la ropita sucia fuera de casa, así se trate de un tribunal como la CIDH, o en la Corte Penal Internacional, como les pasó a políticos opositores.

Testimonios de millones de ciudadanos en manos de la delincuencia, cuyas acciones criminales no han crecido, según se ufanan las autoridades en Bogotá.

Nada de tradición literaria, al estilo, digamos, de Sherezada. Pura crónica roja en medio de la inacción y la impunidad.

@marioemorales y www.mariomorales.info

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Real y nada maravilloso

Comuníquese y cúmplase

Se nos vino el mundo encima

La pelea es peleando

Nunca es tarde