Por: Humberto de la Calle

Paradojas de la reelección

QUE QUEDE CLARO: DESDE UN principio dije que la iniciativa de la reelección es inconstitucional en la forma, es inconstitucional en el fondo, es inconveniente y al primero que le hace daño es a Uribe, curiosamente empeñado en deslustrar su estatua antes de inaugurarla.

Pero como mi lema es no tragar entero y no tener ventrílocuo, ni cumplo agendas ajenas, me propongo mostrar que todos los bandos han entrado en contradicciones, falacias y desmayos de la lógica y de la historia.

Rudos anticlericales y voceros de la izquierda, propulsores del Estado laico, haciéndose lenguas en defensa de la intervención de monseñor Salazar, presidente de la Conferencia Episcopal cuando descalificó la reelección.

En cambio, devotos miembros del Opus Dei vociferando: la Iglesia no debe intervenir en asuntos terrenales.

Monseñor Salazar diciendo textualmente: “La Constitución debe ser sagrada y no podemos jugar a modificarla de acuerdo con las conveniencias personales del gobernante”. ¡Bravo! Pero esa es la misma Constitución que la Iglesia atacó en 1991 por enemiga del catolicismo, contraria al Concordato y demasiado liberal.

Políticos solemnes pidiendo respeto por la sagrada voluntad popular… para que Uribe vuelva en 2014, saltando sin pestañear la cerca del hecho notorio. Nadie firmó para esa fecha.

Reforma política para combatir los vicios de la política, con cambio de Registrador y entrega al Congreso de esa dignidad. Iniciativa aplazada por ahora, pero ahí sigue viva.

Sesudas críticas a los referendos del agua y de la cadena perpetua para violadores —descalificada ésta por el propio Presidente—, que desaparecen de un día para otro. Detrás de escena, el articulito 39 de la ley de participación ciudadana que permite hasta tres referendos en el mismo acto electoral.

Casi todos, como aves de rapiña merodeando alrededor de las versiones de DMG sobre financiación al referendo, sin percatarse de que su narrativa huele a fábula. En cambio el árbol de DMG no deja ver el bosque verdadero: financiación plutocrática con la chequera de grandes contratistas del Estado. ¿Hemos avanzado?

Serios académicos y políticos olvidadizos que llevan 20 años pidiendo la depuración del censo electoral. Y ahora se quejan y piden que no se cumpla la ley, porque facilita la reelección.

Pienso que hay que oponerse a la reelección. El gobierno de Uribe ha sido excelente, pero no es conveniente un eslabonamiento indefinido de reformas de la Constitución para prolongar su mandato. Sufre el pluralismo. Sufre la alternación, que es un elemento esencial a la democracia. Sufre el mecanismo de relojería que armoniza y controla los poderes. Democracia es más que popularidad estadística. No es argumento decir que la obra está inconclusa. Hasta hay teólogos que señalan que la obra de Dios está inconclusa. No hay estadista que crea terminada su tarea.

Pero lo que propongo es juego limpio de ambos lados. Y que no nos crean tontos. No somos idiotas dispuestos a tragar cuantas aporías, mentiras y esperpentos dialécticos nos quieran introducir a la boca como los dedos a un infante.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Humberto de la Calle