Por: Mario Fernando Prado
Sirirí

¿Parándole bolas al Valle?

Una actitud muy distinta a la hostil, en un principio, se advirtió en las altas esferas gubernamentales con el departamento del Valle del Cauca. En los inicios del gobierno Duque —no sé si por culpa de su baja votación en estos lares o la falta de gestión de la bancada parlamentaria de la región— todo lo que oliera a Valle era mirado con desdén, incredulidad y sospecha, y poca atención merecía.

Pero pasados unos meses y gracias a las gestiones de las llamadas fuerzas vivas que lentamente despiertan de su letargo y actúan como debe ser, del mismo gobierno departamental y de la susodicha bancada parlamentaria, se han comenzado a escuchar nuestras súplicas, que no exigencias, y ya existe un diálogo constructivo muy diferente —repito— al que no se accedía fácilmente porque nos miraban como si aquí todos fueran corruptos y serrucheros, que es, desafortunadamente, la imagen que se proyecta por culpa de tantos y tantos torcidos que nos endilgan con o sin razón.

Lo principal en este proceso ha sido la unión. Es defecto de cuna que aquí nos gusta actuar solos y poco amigos somos de las uniones. Cada quien jala para su lado, es un decir practicado y repetido permanentemente. No obstante, por fin hubo unanimidad en las peticiones y, por ende, una interlocución coherente, seria, fluida y constructiva y no como antes, en que cada agremiación o grupo político o gobierno de turno iban a tratar un mismo tema, pero desde ángulos distintos, advirtiéndose tales distanciamientos entre unos y otros que resultaba imposible que existiera un acuerdo en lo fundamental.

Para empezar con esta luna de miel que ojalá perdure, el Gobierno ha decidido meterle el hombro al otorgamiento de la licencia ambiental para iniciar la vía Mulaló-Loboguerrero, que lleva más de dos años a la espera de este requisito.

El segundo tema es la terminación de la doble calzada a Buenaventura, a la que le falta un 12 % para su culminación y nada que se licita este tramo. Según se asegura, se agilizarán estos trámites para que se adjudique la construcción antes de finalizado el presente año.

Finalmente y para esta semana que termina, se dará inicio al contrato de mantenimiento de la malla vial de las carreteras vallecaucanas con un costo de $22.000 millones, el cual se desarrollará hasta el próximo diciembre.

Estaremos muy pendientes del cumplimiento de estas promesas.

880758

2019-09-13T00:00:31-05:00

column

2019-09-13T01:17:56-05:00

[email protected]

none

¿Parándole bolas al Valle?

28

2494

2522

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado

Popayán: cero y van tres

Las barbas en remojo

Hace falta fuerza pública

Los uribistas vergonzantes

Una alternativa para Popayán