Por: Marcos Peckel

Paris 1919:  génesis del  mundo nuevo

Hace un siglo en  la capital francesa se forjaba un nuevo mundo  tras el colapso de su antecesor en los campos de batalla de la primera guerra mundial. El Estado Nación se erigía como la unidad atómica del nuevo sistema internacional que se construía  por parte de los aliados vencedores en una guerra  que  liquidó  a cuatro grandes imperios: prusiano, austro-húngaro, otomano y zarista y  condujo a la creación de  múltiples  Estados, primero en Europa, posteriormente en el resto del planeta.   

En París nace la Liga de las Naciones, propuesta  del presidente norteamericano Woodrow Wilson, organismo responsable de la “paz y seguridad mundial”  que agrupaba a los Estados del planeta, cada uno con un voto.  Naciones Unidas fundada en 1945 en San Francisco  tras la segunda guerra  es esencialmente lo mismo con la  diferencia  del Consejo de Seguridad que con base en el realismo, crea miembros de primera y de segunda.  Wilson cuyas posturas liberales, se adelantaban a su tiempo,  en sus famosos 14 puntos,  apoyó la libre determinación de los pueblos y  rechazó los acuerdos secretos con los cuales las potencias europeas se repartían territorios.  Tras París 1919, se constituyó  además  la Corte Permanente de Justicia Internacional, predecesora de la actual Corte Internacional de Justicia, para resolver diferendos entre Estados.     

El tratado de Versalles, parido en Paris 1919, sembró  las semillas de la segunda guerra mundial  debido a las agobiantes sanciones impuestas a Alemania, acusada de iniciar la guerra. Territorio desmembrado, pago de indemnizaciones, desarme y otras medidas punitivas que sirvieron como  catalizador  del nacional-socialismo en los años 30. Un dato  poco conocido  fue  el rechazo en Paris, tras un fuerte debate amenizado por  epítetos racistas de los representantes europeos, a una propuesta japonesa  para que se reconociera “la igualdad de las razas”.  Los japoneses tendrían su día en la segunda guerra. 

Una región particularmente  transformada  en  Paris 1919  fue el Medio Oriente que hacía parte del imperio otomano antes de la guerra.  Los actuales  Estados y  conflictos de la región  nacen en Paris y sus subsecuentes  conferencias de San Remo, Sevres y  Lausana. En esta última a los kurdos les arrebataron su Estado que había sido adoptado  en Sevres,  para aplacar a un nuevo jugador regional: Mustafá Kemal Ataturk líder de la resurgente  república turca.  Cuatro fuerzas   confluyeron en París para defender sus intereses y lograr sus objetivos en la región: el nacionalismo árabe, el  nacionalismo judío (sionismo), el acuerdo   Sykes-Picot entre Francia e Inglaterra  y las promesas británicas  a líderes tribales árabes durante la guerra. Kuwait y Jordania son ejemplo de esto último.  El sistema de los Mandatos establecido en San Remo  daría origen a los Estados de Siria, Líbano e Irak. El mandato británico en Palestina concluiría con la  resolución 181  de Naciones Unidas que daría origen al Estado de Israel.

De Paris 1919 aunque mucho ha cambiado lo esencial permanece y subsiste.

  

834169

2019-01-15T22:00:00-05:00

column

2019-01-15T22:00:02-05:00

alagos_86

none

Paris 1919:  génesis del  mundo nuevo

40

3508

3548

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Marcos Peckel

Tiranos gemelos

¿A cómo Groenlandia?

Agitando el polvorín

El lánguido final del Foro

25 años tras la justicia