Por: Cartas de los lectores

Paro de maestros

Paro de maestros

Garantizar la gratuidad y obligatoriedad de la educación pública desde tres grados de preescolar hasta la educación media y los programas de formación complementaria de escuelas normales superiores, incrementar y garantizar las fuentes de recursos destinados a la educación en 7,5 % del PIB, revisar las relaciones técnicas maestro-alumnos-aula de clase, en correspondencia con las recomendaciones de la ONU, especialmente las condiciones materiales y pedagógicas que requiere la jornada única, sentido interés de los educadores desde la concertación de la Ley General de Educación de 1994, son las principales peticiones de los educadores en las cuales el Gobierno no ha mostrado voluntad, en contraposición a lo planteado por el editorial de 15/05, “El Día del Maestro”, diciendo que el paro es “injustificado”, que viene “cumpliendo los acuerdos”. ¡¿Es razonable la posición de la ministra Giha cuando declara que “no va a comprometer recursos que le corresponden al siguiente gobierno”, y la del presidente Santos de que “no podemos ceder porque simplemente no tenemos los recursos”, sin reconocer, ni el uno ni la otra, que las afugias financieras del Estado colombiano son parte de los estragos de la regresiva política económica, social, tributaria y laboral de este Gobierno, y no culpa de los maestros?!

A esas declaraciones, Fecode riposta “que el Gobierno Nacional deje las disculpas macroeconómicas y cumpla los acuerdos que se hicieron”. Sin embargo, Fecode sí ratifica, en comunicados y declaraciones, interés por la negociación y se queja de que el Gobierno no presenta propuestas serias sobre nivelación salarial y la necesaria reforma al Sistema General de Participaciones, que garantice financiación del sector para los próximos años.

El aumento salarial propuesto por el gobierno de Santos para este año es sólo de 5,9 %, que no consulta la inflación, ni honra compromisos firmados en el Pacto por la Educación 2015, que hasta ahora son “promesas de cumbiambera” para que los maestros apoyaran su reelección. Este pacto planteaba: valorar al educador como eje fundamental del cambio y elevar su estatus profesional, con unas fases para su nivelación salarial en correspondencia con la escala de los empleados públicos de otros sectores. Léase bien: nivelación ya pactada no es reclamo nuevo, y la parte de este año no ha sido reconocida. Fecode explica con estudios ponderados que el déficit del sector es $700.000 millones y que el próximo año será de $1,1 billones. Las negociaciones están estancadas en este punto. En total sintonía con secretarios de Educación que plantearon que “los retos que estamos enfrentando son enormes… pese a los avances obtenidos… es necesario garantizar una adecuada financiación para darles sostenibilidad a los programas… encaminados a fortalecer la calidad y cobertura”. “La educación pública se enfrenta a un escenario de desfinanciación a corto plazo, donde no habría recursos ni para jornada única, ni infraestructura o salarios de los docentes”, en carta de 8/05/2017 al presidente Santos y la ministra Giha.

Reconfortante será el día en que maestros de Colombia “no tengan que pelear por salarios y condiciones laborales, como sucede en Finlandia… que sea una profesión reconocida socialmente cuyo acceso exija las más altas puntuaciones académicas”, como lo plantea El Heraldo (15/05).

Leila Delgado Almanza

Envíe sus cartas a lector@elespectador.com.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Cartas de los lectores

Se eligen gerentes de contratos

La “economía” del estudio en Colombia

Carta abierta

De la Asociación Diplomática y Consular