Por: Pedro Viveros

¿Pasa el paro y el 22 de noviembre qué?

A comienzos de octubre de este año varias centrales obreras y algunos sindicatos además de campesinos e indígenas propusieron un paro para el 21 de noviembre con el objetivo de protestar, según ellos, en contra de las reformas pensional, salarial y laboral del gobierno Duque. Hasta aquí era una protesta con un pliego de lucha sindical válido y respetable en una democracia. Sin embargo, después de los menguados resultados que obtuvo el partido de gobierno en las elecciones del 27 del mes anterior, del fortalecimiento político de movimientos alternativos con causas, de las protestas en Chile, de los dolorosos bombardeos en el Caquetá, pero sobre todo por los activistas Gustavo Petro, Álvaro Uribe, Diosdado Cabello y un tal Patriota, lo de este jueves se convirtió en una batalla mediática y social con programas de gobierno incluidos.

Las reclamaciones de los primeros organizadores tienen todo el derecho de hacerlas, al fin y al cabo, durante los 445 días que lleva Duque en el Palacio de Nariño hubo 127 movilizaciones y protestas en el país. Es decir que cada tres días el Gobierno Nacional garantizó la crítica callejera en todo el territorio. En otras palabras, los incitadores políticos arriba descritos tienen en el presidente Iván Duque un árbitro y mediador de la protesta pacífica. El mandatario responde con hechos a los requerimientos primarios de los trabajadores colombianos: “No he presentado proyectos de ley para reforma pensional o laboral y cualquier cambio lo haremos por medio de la concertación”. En otras palabras, el motivo fundamental del en su momento llamado paro del 21 de noviembre (ya va en marcha, movilización, asonada, ataque terrorista, Foro de São Paulo, campaña presidencial, etc., etc.) tiene en este gobierno espacio para dialogar.

El senador Petro, desde que perdió con Duque, lanzó la idea de sacar a la gente a las calles cada vez que el presidente elegido no gobernara con el ideario petrista. ¿En qué mundo vive este exalcalde? El expresidente Uribe prometió hacerle la vida imposible a su homólogo y premio Nobel de Paz, Juan Manuel Santos. ¿En qué mundo sigue viviendo Uribe? Diosdado Cabello, indiciado por narcotráfico y hombre fuerte de Maduro, pretende soliviantar un continente con lanzafuegos estrambóticos. ¿En qué mundo debería estar recluido este señor? Para rematar, un señor que se hace llamar el Patriota (sabrá él en realidad lo que significa tamaña palabra) llama a utilizar la fuerza bruta contra otros ciudadanos. ¿En qué mundo andan los que siguen a este señor? Esta “mezcolanza” oscurece una idea primigenia como las reclamaciones de la clase obrera colombiana.

Hoy no se sabe cómo terminen las protestas, pero el viernes 22 de noviembre deberíamos amanecer los colombianos con el siguiente panorama: 1. Bajarnos del tinglado del plebiscito por la paz y dar un viraje en el comportamiento político nacional. 2. La idea de un acuerdo que contemple continuar con la implementación de las negociaciones de paz con las Farc (las últimas semanas el Gobierno firmó, con presencia de sus ministros, 14 PDET). 3. Una apertura de exploración de diálogos con el Eln (disculpas por la inmodestia, pero hace unas semanas en esta columna propusimos esta idea). 4. Lanzar lo único que nos queda pendiente en nuestro país: ser una nación próspera. Y, por último, unas calles intactas (ojalá siguiéramos el ejemplo de las manifestaciones ecuatorianas donde los indígenas, después de la refriega callejera, limpiaron las calles de su país).

Este 22 de noviembre Colombia debería aprender del pasado y seguir su lucha por sobrevivir a la media docena de violencias a las que hemos estado condenados. Los que marchen que lo hagan en paz y pensando en las próximas generaciones y no exclusivamente en las siguientes elecciones. Aquellos como yo seguiremos las recomendaciones de una viejo pedagogo bogotano: “Si es difícil explicar las razones, mejor no lo haga”.

@pedroviverost

891731

2019-11-19T00:00:00-05:00

column

2019-11-19T00:00:01-05:00

jrincon_1275

none

¿Pasa el paro y el 22 de noviembre qué?

41

4189

4230

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Pedro Viveros

Presidente, recuerde: IndignAcción

¿Con quién la “conversación nacional”?

¡Ya ganaron! Ahora, a gobernar en serio

Se buscan más roosevelts y más santos