Por: Mauricio Botero Caicedo

Pasabocas y entremeses

LAS MANIFESTACIONES DEL 15-M EN España son el reflejo de un profundo divorcio entre los dirigentes (principalmente la clase política y la justicia) y el electorado.

Los resultados de la democracia ibérica, principalmente en el campo económico, son más que mediocres y lo que millares de españoles no se explican es cómo los burócratas, los políticos, y los jueces — ante un desempleo que entre los jóvenes supera el 40%— insisten en mantener intactos sus prebendas y privilegios. (En España hay más vehículos oficiales que en Estados Unidos, un país con ocho veces la población). En Colombia igualmente se está cocinado un fenómeno parecido: el profundo divorcio entre las Cortes y la abrumadora mayoría de los ciudadanos, al desconocer la Corte Suprema de Justicia el contenido de los computadores de Rául Reyes, contenido cuya cadena de custodia y veracidad ha sido avalada por instituciones internacionales de la prestancia de la Interpol. (Este será el tema del próximo artículo).

* * *

La avivatada por parte de los altos ejecutivos y empleados de Saludcoop de escudarse bajo el fuero sindical (ejecutivos y empleados que saben bastante más de leguleyadas que de salud) lo pone a uno a pensar que se acude a tan burda maniobra porque algo muy podrido se esconde. Con toda razón el vicepresidente Angelino Garzón afirmó: “El fuero sindical no es para hacer negocios, ni proteger a alcahuetas e irresponsables o bandidos”.

En recienta entrevista con María Jimena Duzán (Semana, mayo 16/11), la contralora Sandra Morelli afirmó: “Pero, además, la Superintendencia ha sido muy permisiva y la jurisprudencia ha ido cediendo espacio. Hay en especial una sentencia del magistrado Escobar Gil que dice que todo lo que les sobra a las EPS es utilidad. En esto se han sustentado las defensas de las EPS, que están en abogados tan prestantes como el exmagistrado Montealegre y Enrique Vargas Lleras”. ¿Qué será lo que realmente quiso decir la contralora? ¿Es la sentencia del magistrado Escobar Gil la que abrió las puertas a que las ‘supuestas utilidades’ de las EPS fueran a parar a donde les diera la gana a los directivos, principalmente a sus bolsillos? ¿Igualmente es importante entender si el papel de los ‘abogados tan prestantes’ se limitaba a defender a Saludcoop y a sus administradores, o participaron activamente en blindar a la EPS para que siguiera evadiendo impuestos y derrochando recursos  bajo un manto de legalidad?

* * *



En relación con el caso de Dominique Strauss-Can (o ‘Strauss-Perro’ como graciosamente lo califica Luis Noé Ochoa en su columna en El Tiempo), lo que suena incongruente es que mientras el Fondo Monetario Internacional predica que los países se deben amarrar sus pantalones, lo único que hacía su anterior director es desamarrarse los suyos.

Pero más grave aún es qué hacía el señor Strauss-Can arrendando una suite de $3.000 dólares diarios cuando en Nueva York se encuentran cuartos por una suma diez veces menor. ¿Dónde están los controles para que los burócratas internacionales no dilapiden los recursos de los países aportantes como el nuestro?

* * *



No puedo ocultar que me sorprendió muy positivamente la afirmación de la candidata Gina Parody en su reciente entrevista con María Isabel Rueda (El Tiempo, mayo 23/11), en la cual afirma que ella misma firmará todos los contratos de Bogotá. El país estupefacto recuerda a aquel gobernador de Cundinamarca, tan aculillado como pusilánime, que ponía a una secretaria de bajo nivel a firmar todo contrato con el cobarde argumento de que él era un hombre muy rico y que no podía poner su patrimonio en juego. ¡Bravo Gina por una postura digna y frentera!
 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mauricio Botero Caicedo

Soltando una ráfaga devastadora de golpes

La posverdad, más conocida como el engaño

Contra okupas, desokupas

Un par de acróbatas profesionales