Por: Óscar Sevillano

Paz en la Habana – Guerra en Colombia

Uno no se explica la razón por la que se le habla a las Farc, dirigiéndose a la Habana. ¿Será que no han caído en cuenta que su máximo comandante y la mayoría de sus miembros están aquí dirigiendo a su tropa?

Los primeros tienen la misión de hablar de paz, el resto de librar la guerra. Es por esto que es necesario dejar que se desarrollen las conversaciones y enfrentar al grupo armado en los territorios, como si no se estuviese negociando.

Es difícil este escenario, lo sé, pero fue lo que se acordó y al parecer los únicos que lo tienen claro son los miembros de las Farc, que continúan con sus acciones como si no se estuviese negociando, y es ahí donde uno se pregunta, ¿Qué sucede que el Estado no hace lo mismo y no las enfrenta con todo el rigor que le corresponde?

Por ejemplo, ¿qué sucedió con alias Timochenko?, ¿se dejó de perseguirle? No nos vengan a decir que no se le ha capturado o dado de baja porque está en Venezuela, cuando es conocido que frecuentemente atraviesa la frontera, y aunque la Guardia Venezolana podría tener la orden venida de su presidente Maduro de no hacerle nada y más bien tratarle con amor y cariño, la guardia colombiana no la tiene, entonces es ahí donde uno no entiende la razón por la que no se le intercepta.

Tampoco se entiende como un Presidente de la República que mientras fue ministro de Defensa fue capaz de iniciar las bajas de sus máximos líderes y de arrancarles a un nutrido grupo de personas secuestradas, entre ellas la excandidata y exsenadora Ingrid Betancourt, de un momento a otro parece temblarle la mano. ¿Qué pudo sucederle al presidente Santos para que bajara la guardia? Ni idea, solo él lo puede explicar.

Mucho menos es posible entender, cómo las Farc reclaman cuando en medio de la persecución legal de las Fuerzas Militares, cae uno de los guerrilleros que participaron en la mesa de diálogos, como fue el caso de alias Jairo Martínez, tercero en la línea de mando del bloque Sur. ¿Es que acaso el participar en las conversaciones les genera un blindaje a futuro? Por favor, el Estado no puede dejar de actuar contra toda la ilegalidad, llámese como se llame, así es que señores de las Farc, no sean tan pretenciosos.

En Colombia no se puede volver a repetir un escenario de incertidumbre y miedo, que se vivió mientras se desarrollaron los diálogos de paz en San Vicente del Caguán durante el gobierno de Andrés Pastrana, por culpa de una guerrilla necia y torpe que no entendió que si no cambiaba su manera de actuar, el país iba a elegir a un presidente apoyado por el paramilitarismo como evidentemente sucedió, quien no dudaría en perseguirles, así para eso se tuviera que aliar con el mismísimo diablo.

De igual manera sucede ahora, porque si las Farc continúan con su intención de acabar con el país y la tranquilidad de los colombianos en municipios y veredas, el mismo régimen oscuro que fue apoyado por fuerzas de extrema derecha, podría volver a la Casa de Nariño en 2018, con todo lo que significó tenerlo en el poder durante ocho años.

De manera entonces que si no se quiere repetir escenarios como en la época del Caguán y que expresidentes con apoyos oscuros regresen al poder, así sea en cuerpo ajeno, el Estado no puede dudar ni siquiera por un segundo en dejar de combatirlas persiguiendo a todos sus comandantes, incluyendo a su máximo jefe, porque así de paso les envía un mensaje a quienes en su nombre dialogan en La Habana, de que no por estar en conversaciones, Colombia se les va a rendir, por más que en Cuba se hable de paz.

Presidente Santos, soy de los colombianos que votó por su elección y reelección porque creo en usted, por eso le pido el favor de no bajar la guardia y continuar con la persecución a la ilegalidad en todas sus formas, sea de extrema izquierda o de extrema derecha, y sobre todo tenga muy claro que mientras en la Habana se habla de paz, en nuestro país se sigue hablando con el idioma de la guerra, y es a esta a la que hay que combatir con todo el peso de las fuerzas del Estado.


@sevillanojarami

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Sevillano

Colombia ha dejado solos a sus líderes sociales

La curul de Antanas Mockus

¿Felices con Duque presidente?

Ni Duque, ni mucho menos Petro