Por: Ana Milena Muñoz de Gaviria

La paz es mucho más

Las elecciones pasaron, ya hay un ganador y el país ha descansado de la contienda electoral. De las agresiones de un lado y otro es necesario buscar la reconciliación de todas las partes, y especialmente que ésta sea aceptada por aquellos que no salieron ganadores.

Eso no implica que no haya oposición y crítica a posiciones contrarias a los principios de cada partido o grupo. Ahora es importante pensar más en el país y rodear al Gobierno para construir una agenda por la paz y el desarrollo, pues ambos deben ir de la mano. La paz fue finalmente la bandera con la que ganó Santos, pero es necesario que esta sea la bandera de todos los colombianos.

La paz no es una tarea fácil y no sólo requiere de un acuerdo sino de un programa de desarrollo que disminuya la brecha de la pobreza a través de programas sociales, que genere mayores empleos y un crecimiento permanente.

Este segundo gobierno es un nuevo período en el que, ante las expectativas de un acuerdo de paz, se requiere repensar lo que queremos de nuestro país, pues no sólo se trata de una negociación con la guerrilla sino que debería ser un acuerdo en el que se oiga a todos los colombianos. Repensar el país es una oportunidad. Este gobierno será o deberá ser distinto al anterior manteniendo lo que ha sido positivo.

Lo que es claro es que este es un país que necesita y requiere cambios. Reitero que la reelección no es la mejor opción para Colombia y en esta línea congratulo la iniciativa del presidente Santos de presentar un proyecto para eliminarla y aumentar el período de gobierno.

Colombia necesita cambios. Este es un país complejo y necesita de nuevas ideas. Esperamos que Uribe y Santos sean la excepción y que nuestra tradición democrática permita que este proyecto salga adelante.

Cambios son entonces importantes, y es fundamental convocar a las empresas, los industriales, los comerciantes, y definir cuál es la ruta a seguir a largo plazo. La industria, en algunos sectores, está desapareciendo. Queremos generar empleo y definir lo que queremos, cómo y en qué sectores.

Hay muchos otros temas: salud, educación, infraestructura, agricultura...

En el proceso de paz, por ejemplo, la agricultura es fundamental cuando hay que buscar que los campesinos permanezcan pero que tengan los beneficios de desarrollo.

Finalmente, el Gobierno debe ir más allá de la paz. Esta es una tarea importante, pero no es la única, hay muchas necesidades y el desarrollo de abarcar otros temas.

El nuevo gobierno de Santos debe abarcar otros temas, pues la paz es mucho más.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Ana Milena Muñoz de Gaviria

Última columna

La polarización política en la región

Lucha contra una cultura de corrupción