Por: Columnista invitado

Pedagogía de Paz

Por: Alberto López de Mesa*

El 27 de abril, en el Teatro ECCI, se realizó el lanzamiento de la campaña “Vivamos este sueño” del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH). Su director, Gelasio Cardona, deploró el triunfo del NO en el plebiscito como expresión irracional de una minoría, lo mismo que el abstencionismo como gesto nacional de negligencia supina. Presentó la sesión como una acción de sus programas de Pedagogía por la Paz. (Lea: Alberto López de Mesa, nuestros ojos en la calle)

El actor Julio Correal, de modo ameno, moderó con preguntas lúdicas a los invitados: Humberto de La Calle, exjefe delegación del Gobierno Nacional; Iván Márquez, representante de la delegación Paz Farc-EP; Alejandra Gaviria, vocera del MOVICE, y Bertha Lucía Fríes, víctima del Nogal.

Los presentes escuchamos sin aburrirnos un conversatorio franco y honesto de personas realmente comprometidas con la paz. De La Calle se mostró preocupado por los métodos insidiosos de los que se oponen al proceso e invitó a que nos opongamos a cualquier retroceso en los acuerdos. Iván Márquez ecuánime y con refrescante tranquilidad, contó su sueño de una sociedad plural y un país descentralizado que invierta en el desarrollo sostenible de las regiones. Y las representantes de las víctimas se comprometieron a exigir transparencia, justicia y reparación.

A lo largo de la charla quedó claro que todos los participantes en el proceso cumplido en La Habana, además de establecer el modo en que las Farc se integrarán a la vida civil, sin duda pensaron en el país. Es decir, hicieron una tarea programática y futurista que hace rato tenían que haber hecho  los partidos políticos colombianos.

Entendimos la pertinencia del gobierno de transición que proponen las Farc: uno que deberá garantizar el cumplimiento de los acuerdos y sobretodo la propuesta de país que en Cuba  trabajaron las partes.

En esta sesión de lanzamiento de la campaña “Vivamos un sueño” el público escribió en papeles sus sueños de país. Escuchándolos entendimos que los anhelos de paz que tenemos todos los colombianos van mucho más lejos que las aspiraciones de las Farc y del Gobierno. En los textos se reclamaba equidad, respeto por las diferencias, desarrollo sostenible, trabajo, salud. Más allá del conflicto armado todos queremos participar en la construcción de una Colombia equitativa y justa. Por todo ello aplaudimos la propuesta del CPDH de oficializar una pedagogía de paz integral.

*Alberto López de Mesa, arquitecto y habitante de calle

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Columnista invitado

Remar para el mismo lado

El hambre no importa

Dosis de aprovisionamiento

Estancamiento secular revisitado