me>

Desigualdad hasta en la cuarentena: ¿Qué poblaciones son más vulnerables a la pandemia?

hace 1 hora
Por: Antonio Casale

Pékerman juvenil

Tres veces campeón del mundo sub-20, dos veces campeón suramericano de la misma categoría, reconocido de manera unánime en Argentina como el gestor de esta generación de futbolistas de ese país que, si bien no ha levantado ningún título, sí ha llegado a finales de Copas América y hasta de un Mundial. José Pékerman tiene mucho que aportar a las selecciones juveniles.

Desde la Federación Colombiana de Fútbol han hecho el acercamiento. Le propusieron ser director de desarrollo deportivo y no aceptó. Uno puede entender que a estas alturas de la vida el argentino esté pensando en no adquirir más compromisos de los que tiene. El retiro está cerca y no se quiere complicar la vida.

Pero esos son los retos que miden la capacidad de gestión de la dirigencia. En calidad de asesor podría ayudar a escribir el manual de desarrollo de las selecciones juveniles, que incluya identidad de juego, auditoría a las ligas y divisiones menores de los clubes a lo que se defina para trabajar en pro de esas categorías, estableciendo un mecanismo para que el tráfico de influencias que se genera cerca de las convocatorias no recaiga solamente en los hombros del entrenador. En fin, son muchas las cosas que se pueden hacer para innovar en el desarrollo de los juveniles y seguro Pékerman tiene mucho que aportar. También es urgente que la federación tenga su propio equipo de cazatalentos para no depender de lo que les traigan los clubes y los empresarios.

Para eso también sería necesario poner los egos a un lado. Seguro Piscis Restrepo, que es un profesional, sabría aceptar la colaboración de Pékerman siempre que se haga de una manera respetuosa y clara. Lo propio sucedería con Orlando Restrepo, entrenador de la sub-17.

Es momento de innovar para que el tropiezo sufrido en Ecuador por la sub-20 y el parco panorama que ofrecen las últimas dos generaciones en materia de jugadores desequilibrantes no se convierta en un bache generacional como el sufrido después del Mundial del 98 en la selección de mayores.

Y para innovar es necesario contar con la experiencia de Pékerman. También es importante darle continuidad a Piscis Restrepo a pesar de lo sucedido recientemente. Sus resultados generales lo avalan, pero no sólo eso. Restrepo es estudioso como pocos y sus años al frente de la juvenil no se pueden tirar a la caneca. Más bien hay que rodearlo. La responsabilidad en los proyectos serios no cae sobre los hombros de una sola persona. Esta no puede ser la excepción.

680303

2017-02-16T22:00:00-05:00

column

2017-02-16T22:14:49-05:00

[email protected]

none

Pékerman juvenil

17

2607

2624

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Lo que viene

La luz

Días sin fútbol

El modelo Boca

A James no se le ven las ganas