Por: Mario Fernando Prado
Sirirí

Peligro inminente

Si el Ministerio de Transporte y la ANI no solucionan el problema que relato a continuación, la doble calzada Buga-Buenaventura seguirá presentando derrumbes y paralizando el tráfico desde y hacia el más importante puerto del Pacífico colombiano.

Entre Calima y Loboguerrero hay aproximadamente 17 kilómetros. El proyecto actual está diseñado de tal manera que, partiendo de Calima, se haría una doble calzada en la margen derecha del río Dagua con una longitud de diez kilométros. Los otros siete kilómetros para llegar a Loboguerrero atravesarían el río y la vía estaría en la margen izquierda, sector que no presentaría problemas pues tendría un par vial a lado y lado del río.

En el trayecto inicial —o sea en los diez kilómetros iniciales— si se construye la segunda calzada “mordiendo la montaña” habría al menos cinco sitios críticos, en donde se tiene pensado cortar peligrosamente el talud con un apreciable desprendimiento de material, al tener que excavar en una zona de falla geológica que corre a lo largo del trazado, que seguramente ocasionaría interrumpir el tráfico con frecuencia

En el sector conocido como La Balastrera el Gobierno escuchó los argumentos de los expertos y decidió hacer la doble calzada al otro lado del río, de tal manera que de presentarse un deslizamiento la ampliación podrá utilizarse como vía de emergencia, con los tropiezos que ello significa, pero sin interrupción de la movilidad.

Con la naturaleza no se juega. La vía actual, construida hace varios años, ya está estabilizada pero con un mínimo movimiento de tierras se podría producir una catástrofe.

¿Para qué entonces acometer esta obra así como está planteada, si de antemano al Gobierno se le está advirtiendo de la inestabilidad de la zona y las consecuencias de hacer, repito, cortes tan altos del talud, que darán como resultado una ampliación condenada de antemano al fracaso?

Ojalá que el ministro Cardona y el director de la ANI, el vallecaucano Dimitri Zaninovich, tengan en cuenta estas advertencias.

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Fernando Prado