Por: Juana Téllez

A pensar en serio sobre los temas económicos durante la campaña

Hace un par de días, Guillermo Perry publicó una columna sobre la encrucijada a la que se verá enfrentado el nuevo gobierno en materia económica y la necesidad de que los candidatos presidenciales tengan un debate serio sobre las políticas económicas y las reformas que se necesitan. Dice Perry: “Ante estos complejísimos problemas, que requieren un consumado jugador de ajedrez en la Presidencia para resolverlos, sería bueno que varios precandidatos dejaran de pensar y pregonar que su solución resultará tan fácil como armar un Lego para niños”.

Efectivamente, tenemos que empezar un debate serio sobre cómo vamos a lograr aumentar el crecimiento de país a corto plazo, pero uno aún más profundo sobre las fuentes de crecimiento que nos permitan aumentar el potencial de la economía a mediano plazo. Al debate podemos añadirle que hacia adelante, también por los cambios estructurales que vamos a experimentar en nuestra demografía, cada año podamos sostener cada vez menos nuestro crecimiento en el aporte del bono demográfico. Eso se está acabando y, además, la dinámica de la inversión en proyectos relacionados con productos básicos será menor que la que experimentamos en la década pasada. Los crecimientos van a tener que estar atados a aumentos en la productividad, y de esos sabemos menos. En los últimos 25 años, sólo en un quinquenio, la economía logró un aumento productividad, y de resto se dieron disminuciones en la misma

La receta para lograrlo es menos obvia y por tanto debemos pensar estrategias de corto plazo que puedan disparar la capacidad de la economía para crear valor agregado. Por ejemplo, temas como el acceso a las nuevas tecnologías y la enseñanza del “uso” de las mismas en campos como educación, financiación y comercio exterior, puede generar brincos positivos en productividad de manera rápida. U, otro ejemplo, puede ser tener mejoras logísticas en los puertos que faciliten las exportaciones e importaciones y disminuyan los tiempos de espera de la mercancía en puerto y los trámites. A mediano plazo, el tema de la formalización es la referencia obligada, y en eso se pueden hacer cosas rápidas promoviendo el uso del recién creado monotributo.

@juanatellez - BBVA Research

Buscar columnista