Por: Luis Fernando Montoya

Pensemos en el Once Caldas

“Las dificultades fortalecen la mente, así como el trabajo lo hace al cuerpo”: Séneca.

El campeón de la Copa Libertadores en 2004, el Once Caldas de Manizales, ha tenido en este primer torneo varias dificultades que han influenciado para que el equipo esté en apuros para clasificar en el grupo de los ocho finalistas de la Liga Águila.

La persona motivadora ve la verdad como un río que fluye, o sea, la verdad puede sentirse o experimentarse como resultados de los datos disponibles, pero a medida que los datos cambian, igualmente lo hace la verdad. Las personas positivas les dan importancia a la búsqueda y al proceso mismo. Se inclina más a decir “veamos si esto funciona mejor que esto otro” y no “esta es la respuesta definitiva”.

Cuando las personas sienten que conocen todas las respuestas, están pensando en una forma rígida, estereotipada, pasiva, y han perdido su capacidad para adaptarse a nuevos datos. Es importante recordar que en la búsqueda es donde la gente encuentra su significado. El equipo ha presentado futbolísticamente altibajos, por eso su ubicación en la tabla de posiciones. Hay un grupo de jugadores que han mostrado a nivel individual en otros equipos su gran capacidad para jugar al fútbol, y si ponen lo anterior al servicio del equipo en lo que falta del torneo pueden lograr la clasificación. En otras palabras: compromiso, disciplina, entrega, autocuidado y tener muy presente en sus mentes que juegan en un campeón de América.

Es también el momento para que los directivos diseñen un perfil del jugador que desean tener en el equipo, para que así los que lleguen tengan muy claro qué se quiere de ellos y a qué proyecto deben comprometerse. En lo que respecta al técnico, también deben elaborar un perfil teniendo en cuenta que es para un equipo de reconocimiento internacional. Debe ser un hombre que conozca el medio, su cultura, su idiosincrasia, que sepa lo que representa la institución, que tenga conocimientos técnicos y tácticos, así como manejo de grupo, entre otras características. También que sea mentalmente fuerte.

Es el momento para que todos los estamentos de la bella ciudad de Manizales unan esfuerzos para apoyar, acompañar y desearle lo mejor al equipo del alma.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

Nacional: aún se puede

Inestabilidad técnica

Bienvenido el fútbol colombiano

Francia, finalista

Balance