Por: Óscar Alarcón

Penúltima moda

Alguna vez le oí decir a Álvaro Gómez Hurtado que Colombia siempre está a la penúltima moda.

Por ejemplo, en los años 30 expidieron el Código Penal basado en las nuevas doctrinas italianas del profesor Enrico Ferri. Un destacado jefe liberal, y joven penalista en esa época, viajó a ese país en los 20 para “nutrirse de las enseñanzas de ese maestro”; además se tomó fotos con él y regresó vendiendo su imagen como uno de sus discípulos más apreciados.

Pero ¿quién era Ferri en esa época? José Vicente Concha, quien fue embajador nuestro en el Vaticano, jurista muy distinguido, hablando en Roma con Fernando de la Vega sobre la escuela penal italiana en esos años, dijo: “Allá (en Colombia) se imaginan que Ferri y los de su grupo contienen la última palabra de la ciencia, y están muy equivocados. Los principios básicos de aquella escuela están rectificados y muy reducidos; el mismo Ferri está pasado de moda, y usted verá que ya ninguno lo toma en serio”.

Concha, quien había sido presidente de la República de 1914 a 1918, murió en Roma siendo embajador en 1928, luego esas declaraciones debió hacerlas mucho antes y, por consiguiente, también antes de que se expidiera el Código Penal de 1936, que en su tiempo se presentó como la “ultima palabra”.

El destacado discípulo liberal de Ferri estudió con él en los años de 1926 a 1928. Luego, ya estaba pasado de moda.

***

A propósito de nuestros embajadores en el Vaticano, es bueno anotar que lo fueron Manuel F. Vélez, quien siéndolo firmó el Concordato en el gobierno de Núñez, con el secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Mariano Rampolla del Tíndaro. También lo fue el mencionado José Vicente Concha. Ambos, conservadores, murieron allá ejerciendo el cargo. Luego nombraron a Darío Echandía, liberal, y quien murió fue el papa Pío XII.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Óscar Alarcón

Las frases de Gaitán

La larga espera

El caso Carrasquilla

A propósito de “mermelada”

Los auxilios del 86