Por: Mario Morales

Perdimos todos

LA CUMBRE DE UNASUR NO FUE NI lo uno ni lo otro. Si acaso otro capítulo del culebrón latinoamericano o, peor aún, un gallinero, como la definió el cardenal Cipriani, arzobispo de Lima.

La foto final y algunos apartes del largo novelón son fiel testimonio para la posteridad, en caso de que la tenga, del fallido encuentro.

Al final no hubo agarrón, como esperaban incautos televidentes; ni discusión, como querían ingenuos presidentes; ni acuerdo, como pretendía el presidente Lula; ni siquiera buen humor, como intentó Alan García, porque hay gente sin carisma a la que no le salen los chistes, como lo sabe el ex ministro, y ahora gigoló, Arias.

Fue, para resumir las entrelíneas de Lula, una perdedera de tiempo, como piensa uno al cabo de una interminable telenovela o de un debate entre académicos.

Otra vez nuestro país en el centro de las miradas con su ya inveterado rol de antagonista o disociador.

Otra vez Uribe y Bermúdez confundiendo diplomacia con evasión. El continente se quedó con las ganas de conocer a la letra el acuerdo firmado con Obama y las “garantías jurídicas” de que no afectará la estabilidad de la región. Sólo faltó el ya clásico “Otra pregunta, muchachos”.

Otra vez Correa, Chávez y Uribe mirándose el ombligo con la miopía que, a nombre de los tres, confesó el venezolano cuando dijo que ve cada vez menos y que le toca hablar duro para que lo escuchen.

Otra vez las falsas cordialidades que desaparecerán cuando cada uno de los tres repita lo que mejor (¿o lo único?) que sabe hacer: hablar mal del otro o provocarlo en esta trama sin fin en la medida en que los tres saben que no existen sin los otros dos.

Otra vez aplazado el sueño de integración por el delirante y trillado discurso de seguridad en tiempos de pobreza y miseria.

Otra vez la vieja confusión ante el televisor de no saber a ciencia cierta si uno está viendo la cumbre, El capo, del hiperrealismo del referendo, Vecinos o los ‘Cuentahuesos’ de Sábados Felices. Menos mal allá afuera está la realidad. ¿O es al revés?

www.mariomorales.info

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Constructores de ruinas

El buen colombiano

De parte y parte

Han ido demasiado lejos

Miedo a lo diferente