Por: Nicolás Rodríguez

Perdón (que no ha pedido) sin olvido para Pastrana

Por supuesto que ante cualquier declaración de Pastrana convendría incurrir en el sano ejercicio de la burla. La entrevista publicada hace unos días por El Espectador no es la excepción; al contrario. En sus inverosímiles respuestas leímos a un Pastrana rejuvenecido, ocurrente, original, capaz de superarse a sí mismo.

Que lo que acabó a las Farc fue la zona de distensión, dijo. Que lo leyó por ahí. Allá la guerrilla se dedicó a hacer fiestas y bacanales, de ninguna manera a entrenar. O a fortalecerse. Es anormal que un proceso de desmovilización produzca disidentes. Lo confirmó en Camboya (sic), de donde acaba de llegar. El proceso de paz de Santos no produjo ninguna paz; a la guerrilla su administración no le dio de todo, “les di fue bala”. Y en fin.

Como siempre con Pastrana, lo que sobresale no es el fondo sino el tono y la postura. La pose exagerada. Más allá de sus frivolidades, la ocasión es buena para retomar la narrativa del Plan Colombia como origen del repliegue territorial de las Farc. “Con el Plan Colombia nosotros logramos recuperar lo que fue todo el sur de Colombia”, predica, sin detenerse a explicar las razones de su celebración. ¿Pero quiénes son, acaso, los “nosotros” que “recuperaron” el sur del país?

Los gringos, claro, que le apostaron a la guerra contra las drogas con sus avionetas, glifosato y armas mucho antes de que la Seguridad Democrática de Uribe redirigiera esa energía bélica hacia la contrainsurgencia. Los militares, que requerían la ayuda y la profesionalización. ¿Y quiénes más?

¿En dónde quedaron los grupos de paramilitares, encargados de sembrar el pánico con sus masacres y desplazamientos, decisivos como ha quedado demostrado en los trabajos especializados de profesores como Daniel Pécaut? ¿Reconoce Pastrana que ese “nosotros” implica igualmente el trabajo sucio de los paramilitares? “Creo que puede existir el perdón pero no el olvido”, argumenta el expresidente. Y tiene toda la razón.

870783

2019-07-13T00:30:53-05:00

column

2019-07-13T00:45:01-05:00

jrincon_1275

none

Perdón (que no ha pedido) sin olvido para Pastrana

51

2080

2131

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Nicolás Rodríguez

Memorias cómplices

Una bala perdida

Plan 002811

Los modales de Duque