Por: Patricia Lara Salive

Perdonen que les insista

Queridos Sergio Fajardo y Humberto de la Calle:

Excúsenme por insistirles en la necesidad, cada vez más apremiante, de que ustedes, como candidatos que representan el centro del espectro político, lleguen a un acuerdo YA.

En momentos en que la opinión se siente atrapada por la disyuntiva de tener que escoger entre la extrema derecha, personificada por Iván Duque pero, en el fondo, representada por el expresidente Álvaro Uribe, quien sería el que de verdad gobernaría de ser elegido aquel muchacho, y Gustavo Petro que, a juzgar por los resultados de las pasadas elecciones y de las últimas encuestas asusta más que Uribe, ustedes no pueden darse el lujo de demorar esa decisión.

El país está ansioso de verlos unidos, conformando una sola candidatura fuerte que represente el centro. Eso quedó en evidencia a raíz de la carta que les escribimos el pasado fin de semana, pidiéndoles que lleguen a un acuerdo y que, si no lo hacen, nosotros encontraremos un mecanismo para seleccionar un solo candidato entre ustedes dos y, por ese candidato, nos comprometemos a votar.

Esa carta iba a ser suscrita por el grupo inicial, donde había algo más de 100 personas, entre fajardistas, delacallistas y bígamos, como yo, que los quiero a los dos, y que por cualquiera de ustedes dos votaría. Pues bien, en 24 horas, ya no éramos ciento y pico de firmantes sino 2.000. Y al día siguiente éramos 3.000. Y vamos como en 6.000 y el número de firmas crece minuto a minuto. Y si los lectores quieren firmar, pueden hacerlo entrando a este link: http://bit.ly/2u3K7AV

Colombia está clamando porque le brinden una opción ganadora de centro para que no la sometan a elegir entre los extremos. Ofrecerle esa posibilidad tan sólo depende de ustedes.

¡El tiempo apremia, Humberto y Sergio! Ojalá no sea ya demasiado tarde para que se genere el fenómeno político que implicaría su unión. Si ustedes llegan a un acuerdo en torno a una sola candidatura, el centro empezaría a crecer y Duque comenzaría a desinflarse, y no al revés, como está sucediendo ahora. Porque los votos que de verdad tiene él son los 2’500.000 que obtuvo el partido de Uribe en las pasadas elecciones. Los demás son votos generados por el miedo que despierta Petro en todos aquellos que, manipulados, se han tragado el cuento del peligro de que nos llegue el castrochavismo.

Colombia no puede seguir votando por miedo. Ojalá pudiera votar por convicción. Pero eso nunca será posible si no se le ofrece una opción ganadora de centro. La dispersión de ustedes se traduce en debilidad. Y la debilidad se convierte en estampida de votantes.

Por favor, no excluyan a más colombianos de la posibilidad de apoyarlos. En eso bien valdría la pena que escucharan al profesor Antanas. Él sí que tiene claro el paseo de la corrupción: no hay nadie que sea absolutamente malo ni absolutamente bueno. Todos tenemos un toquecito de maldad. Todos, alguna vez, nos hemos pasado un semáforo en rojo. Hay que abrirles la puerta a los colombianos de a pie, a todos aquellos que quisieran poder estudiar, trabajar y amar en paz. Hay que dejarlos entrar y, más bien, enseñarles a las ovejas descarriadas a enderezarse, así como hace Mockus, así como hizo Sergio Fajardo cuando manejó la reinserción de los paramilitares en Medellín, así como hizo Humberto de la Calle cuando construyó con las Farc el Acuerdo de Paz.

Hay que sumar, Sergio; hay que unir, Humberto; hay que ganar… #ConFajardoyDelaCalle.

www.patricialarasalive.com

@patricialarasa

Buscar columnista

Últimas Columnas de Patricia Lara Salive

No es tan difícil dar con los culpables

La mejor novela de Laura Restrepo

Gracias, presidente Santos

Prefiero a Petro