Por: Hernando Roa Suárez
Construir democracia

“Periodismo para la democracia” (III)

A través del periodismo de opinión, debemos facilitar que las comunidades universitarias y los responsables de la toma de las decisiones políticas recuperen el papel decisivo que la universidad debe tener en el desenvolvimiento de la ciencia, la política, la tecnología, el arte y la cultura.

Culminemos la presentación del texto con el abordaje de sus objetivos, relaciones entre la academia y el periodismo de opinión y su utilidad.

Objetivos. La obra tiene como objetivos: i) Indicar un camino posible de vinculación entre la academia y la opinión pública. ii) Invitar a las comunidades universitarias y especialmente a las facultades de periodismo y comunicación social a optar por la formación de periodistas de opinión. iii) Facilitar que la juventud universitaria encuentre un camino apasionante para realizar su función comunicativa, con responsabilidad histórica. iv) Contribuir al surgimiento —especialmente en nuestras regiones— de nuevos periodistas de opinión comprometidos con los ideales de la democracia participativa.

La academia y el periodismo de opinión. Teniendo en cuenta el ejercicio de mi labor, se me presenta conveniente remarcar que los planteamientos y enfoques unidimensionales, dogmáticos, particulares, cerrados y sincrónicos son anticientíficos e ineficaces. Estas formas de ver y abordar el mundo son contrarias a la apertura del conocimiento científico.

Bien ha sostenido Luz María Tobón: “El mundo del periodismo de opinión es uno de aquellos donde vive la mayor diversidad: es necesario que exista la ideológica, para crear el verdadero debate público sobre el acontecer; se requiere la temática para que las páginas de opinión expresen los intereses variados de los lectores; se exige la estilística que señala el temperamento de cada escritor y convoca tanto a los afines como los contradictores, a la lectura que con el pasar del tiempo y la costumbre se va haciendo devota. Respetar y vivir esa multiplicidad es la forma como los contemporáneos buscamos preservar para la humanidad el valor de la libertad de expresión que dio origen al periodismo de opinión”1.

La utilidad del texto. Observando los 12 capítulos, su utilización puede ser diversa. Sabemos que, en mi caso particular, la mayoría de artículos tuvieron su origen en la labor académica, pedagógica, investigativa, administrativa e innovadora, y un número importante de ellos han servido como lecturas para el desarrollo de doctorados, maestrías, especializaciones, diplomados, cursos cortos, jornadas y módulos relacionados con las problemáticas de la política —como arte y ciencia—, la democracia, el Estado, la economía, la gobernabilidad, la paz, los liderazgos políticos, la universidad, la pedagogía, el periodismo, la cultura y la sociedad…

Así mismo, son múltiples los análisis, ejercicios y pruebas de aprendizaje que se pueden realizar entre los artículos pertenecientes a cada capítulo y, por supuesto, entre ellos. Y un comentario adicional: las orientaciones transversales del presente libro aportan a la creación de una conciencia crítica y participativa, en el sentido sostenido por Carlos Fuentes: “El valor mayor es contribuir a la educación y a la información y en consecuencia al conocimiento y al desarrollo humano”2.

[email protected]

Referencias

1 Véase Luz María Tobón Vallejo. Prólogo al texto del autor: Política y administración. Periodismo de opinión. Servigraphic Ltda. 2001. Bogotá, pp. 13-14.

2 Fuentes, Carlos. (2011). “La revolución de nuestro tiempo”. El Tiempo. Febrero 12. Bogotá, p. 18.

900044

2020-01-16T00:00:00-05:00

column

2020-01-16T02:08:32-05:00

jrincon_1275

none

“Periodismo para la democracia” (III)

41

3871

3912

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernando Roa Suárez