¿Cuáles son los desafíos de una generación consciente?

hace 26 mins
Por: Hernán González Rodríguez

Persecución política contra Uribe

Juan Fernando Jaramillo Galvis pregunta por las redes: fuera de la persecución política por la vía judicial contra el expresidente Álvaro Uribe, ¿de qué más se le acusa? ¿De ser el mejor presidente de Colombia? ¿De haber frenado a la izquierda? ¿De haber derrotado a la guerrilla que luego revivió Santos? ¿De haber atraído la mayor inversión extranjera a Colombia en toda su historia? ¿De haber impulsado el túnel de Oriente? ¿De haber impulsado y protegido Hidroituango? ¿De haber elevado el PIB como ningún presidente lo había logrado? ¿De su Estado uribista con seguridad democrática, cohesión social e inversión extranjera? ¿De gestar la mayor inversión social en la historia de Colombia? ¿De rebajar los homicidios de 28.000 al año a 3.500? ¿De reducir los secuestros a índices nunca alcanzados en Colombia?

¿De haber infiltrado la Corte Suprema y su presunta justicia que caminaba con la mafia italiana de Giorgio Sale y Ascencio Reyes, quienes les pagaban a los magistrados para protegerles su narcotráfico? ¿Acaso un jefe de Estado no puede hacer esto? ¿Por haber implantado la mejor política de seguridad de Colombia? ¿Por haber liberado a numerosos secuestrados? ¿Por haber aplacado a Hugo Chávez? ¿Por haber frenado a Piedad Córdoba? ¿Por haber autorizado dar de baja a Raúl Reyes? ¿Por haber triunfado en el plebiscito con el No? ¿Por haber acusado a Santos de robarse la decisión del pueblo colombiano tras su no al acuerdo habanero?

Y continúa Jaramillo Galvis: ¿por fortalecer como nadie a los exportadores colombianos? ¿Por gobernar con un Estado austero? ¿Por no ir a las fiestas en los clubes de la oligarquía bogotana? ¿Por extraditar a los paramilitares? ¿Por obligar a todo el Ejército a estar batallando y no en los casinos? ¿Por madrugar a las 4:30 a.m. a diario y llamar uno por uno a los generales de la Policía y el Ejército para levantarlos y obligarlos a proteger a todos los colombianos sin distingo de ideologías? ¿Por crear la primera fuerza de protección de los bosques y fuentes hídricas de este país? ¿Por impulsar el tratado de libre comercio que creó la Colombia socia estratégica de EE. UU.? ¿Porque persiguió a la guerrilla? ¿Porque pudo el campo volver a vender sus productos tanto en el exterior como en nuestras ciudades? ¿Porque pudimos volver transitar por las carreteras y recorrer el país con nuestras familias? ¿Porque cada ocho días estaba en las regiones escuchando a los ciudadanos? ¿Por oponerse a una JEP cuyos miembros los nombraron las Farc, un español comunista y un entreguista como Santos? 

Porque si no es por estas y por muchas más razones que no cabrían en estas líneas, ¿qué otras razones asisten a la Corte para perseguirlo? Es que la Corte no es Corte Suprema de nada. Y menos aún de la Justicia, porque nuestra ciega Justicia tan solo ve por el ojo izquierdo desde hace mucho tiempo. Dicha Corte es más nefasta que el Congreso. Este país también es ciego. El país no soporta semejante persecución y no debe permitir que a Uribe pretendan eliminarlo. O protestamos sin violencia o nos acaban como sociedad. Colombia y sus mayorías debemos rodear a Álvaro Uribe Vélez. Insisto, y sus mayorías, porque las minorías impunes por la Corte y la JEP seguirán imponiendo su propia justicia selectiva contra la democracia y contra la fortaleza que debe tener este pueblo, enmudecido por los medios que pagó Santos para proteger terroristas y para perseguir al hombre que revivió un país que era inviable y que estaba postrado ante la guerrilla. ¡Por Colombia! ¡Por la recuperación de la Justicia! ¡Por Álvaro Uribe libre y por una Colombia sin comunismo! Así concluye el excelente, el excepcional artículo del señor Juan Fernando Jaramillo Galvis, al cual le introduje algunas modificaciones de pormenor con la esperanza de mejorarlo, antes de reproducirlo en mi habitual columna.

878494

2019-08-30T00:00:00-05:00

column

2019-08-30T01:21:21-05:00

jrincon_1275

none

Persecución política contra Uribe

35

3998

4033

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán González Rodríguez

Colombia al son de los paros

La economía colombiana según Fitch

Revolución en las democracias

Gasto social y desigualdad

Globalización, a favor y en contra