Por: Luis Fernando Montoya

Perseverar

El hecho de estar vivo constituye en sí mismo un placer inenarrable”: Emerson.

Hoy quiero compartir con ustedes la satisfacción personal por recibir, el próximo 8 de julio, el trofeo como Mejor Técnico de América en 2004, otorgado por el diario El País de Uruguay.

Como precisamente en ese año tuve el percance conocido por todos, no pude asistir a la ceremonia de premiación, pero ahora recibiré el trofeo.

Y aprovecho eso para recordar a la gente que me ayudó a conseguirlo. Un cuerpo técnico idóneo (Carlos Valencia, Darío Vélez, Juan Ángel, Imre Kocsis, Juan Guzmán, Carlos Osorio y Luis Alfonso Sosa), un grupo de jugadores con convicción de triunfar y unos directivos que apoyaron el proyecto.

En el proceso de formación como técnico me ayudaron Ramón Castaño, Arturo Bustamante (q.e.p.d.), Samuel Calderón y Jairo Quintero, porque fueron las personas que me marcaron.

Siempre quise ser un técnico destacado y continuar los pasos del doctor Gabriel Ochoa, Francisco Maturana, Luis Alfonso Marroquín y Hernán Darío Gómez.

Los técnicos en Colombia debemos:

1. Hacer procesos: iniciar desde las divisiones menores, selecciones departamentales, primera B, C, etc.

2. Saber seleccionar nuestros colaboradores en el cuerpo técnico.

3. Tener jugadores comprometidos: incluir en el plan de trabajo la fortaleza mental, el sentido de pertenencia, etc.

4. Saber diseñar la táctica para cada partido.

En estos momentos de gran felicidad por recibir por fin el galardón, pienso demasiado en mi hijo José Fernando, quien con este homenaje que me hacen en vida, tendrá en el futuro un padre referente como triunfador, honesto y “Campeón de la vida”.

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Luis Fernando Montoya

River alzó la Copa

Final a la distancia

Hay futuro

Nacional, a enderezar el camino

Final inédita