Por: Saúl Pineda Hoyos

Perú: la revolución de las regiones

Perú creció a un promedio de 5,5% anual entre 2000 y 2010, coincidiendo con el nuevo período democrático instaurado después del régimen autoritario de Fujimori y Montesinos. Una de las tasas de crecimiento sostenido más destacadas de América Latina.

Por otra parte, al entrar en vigencia los TLC suscritos y aquellos que se encuentran en negociación, esta nación se ubicará al lado de Chile entre los campeones del libre comercio en la región. Las gestiones de los dos últimos gobiernos le permiten, además, gozar en la actualidad del grado de inversión.

Por esa misma razón, puede resultar sorpresivo para los observadores extranjeros que la disputa de la segunda vuelta se haya concentrado en dos políticos, que se mueven por fuera de las reglas que han permitido el importante avance del Perú. En los indicadores económicos y sociales: la pobreza se ha reducido del 48,4% en 2000 a 34,8% al concluir la década, al tiempo que se hizo visible una mejor distribución del ingreso, en ambos casos con desempeños muy superiores a Colombia.

No obstante, en las 25 regiones que conforman el país, ha crecido el descontento con los resultados de ese modelo de crecimiento exportador e inversionista, que sigue concentrado en la zona costera. Para dar solo una cifra: cerca del 60% del PIB nacional es explicado por solo tres regiones: Lima, Arequipa y La Libertad, todas en el Pacífico. El  crecimiento no “chorrea”, dice la gente, y los factores de exclusión económica, racial y geográfica subsisten.

Este descontento es la explicación directa del voto – protesta de las regiones del Perú “profundo”. Mientras OIlanta Humala, el representante del nacionalismo radical, ganó la primera vuelta en 16 regiones, Keiko Fujimori, quien aspira a reivindicar el corrupto régimen de su padre, lo hizo en seis. Pedro Pablo Kuczynski, el más emblemático defensor de la “confianza inversionista”, logró la victoria en Lima y Callao, pero fueron las regiones más rezagadas las que dieron el veredicto final. Mientras el debate sobre las disparidades regionales en Colombia se mueve

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:"Tabla normal";
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:"";
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:"Calibri","sans-serif";
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:"Times New Roman";
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

aún en el plano de la retórica, en el Perú se ha vuelto tema central de la actual campaña presidencial, sembrando de inquietud el futuro del país.  

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Saúl Pineda Hoyos

¿Bogotá Borbónica?

¡Sindéresis!

Chocó indignado

Ciudades atractivas

Camino propio a los TLC