Por: Mario Morales

¿Pesimistas, nosotros?

QUIZÁS HUBO LLANTO EN LA ABUEla del niño y unas palmaditas de frágil consuelo entre los vecinos y allegados.

Tal vez una misa pobre y una flor entre una paladas de tierra. De pronto aún se escuchen unos suspiros entre las voces entrecortadas que repiten el novenario, o los ecos de conciencias arrepentidas por lo que pudieron haber hecho.

La historia de Ana Cecilia y Javier no parece en principio distinta a la batalla campal que afrontan para sobrevivir las gentes de este país, cada mañana. Pero lo es porque, no obstante su juventud, terminaron, como lo dicen los primeros indicios, por rendirse, desesperanzados, en su vivienda alquilada y con todo prestado en el noroccidente de Bogotá.

De ella dicen que era empleada de un local; de él, que estaba en el rebusque de las reparaciones locativas, haciendo domicilios, jugando maquinitas, en fin, “gente tranquila”.

Quizá no estaban al tanto del multimillonario robo a la salud, de las entelequias acerca de si aquí hay conflicto armado, de las discusiones eruditas sobre el derecho de gentes en la muerte de Bin Laden o de la rapiña por el poder temporal en esta ciudad de nadie.

Tal vez no contestaron la encuesta bimestral de Gallup que da cuenta de ese 72% de bogotanos pesimistas o de ese 54% de colombianos que cree que las cosas están empeorando por falta de oportunidades. De pronto sólo alcancen a entrar en ese cruel promedio nacional de un suicidio cada cuatro horas, si es que alguien los recuerda calcinados, abrazando a su hijito de 5 años.

Dirán algunos que estaban locos, que cobardes, que inmaduros. Otros, que “de malas”, o que “les tocaba”. Y el resto pasará la página con indolencia en busca de los deportes y “noticias más amables”.

Se fueron sin saber que los causantes directos e indirectos de su trágica decisión, y de las condiciones de quienes les sobreviven, siguen negando responsabilidades, se escudan en la ignorancia, tiran piedras, negocian penas o, peor aún, siguen haciendo de las suyas.

@marioemorales y www.mariomorales.info

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Mario Morales

Diez razones, 100 días

Esos oscuros intereses

Somos mayoría

No los toman en serio

Constructores de ruinas