Santiago Bernal: cantante bogotano que fusiona diferentes géneros musicales con aires flamencos

hace 5 horas
Por: J. William Pearl

Petro

Entre las personas que nunca llegarán a ser presidentes de Colombia está Gustavo Petro. La razón es simple: casi todo su actuar político trata sobre Bogotá y no sobre Colombia. Además es negativo, no propositivo. ¿Buscará entonces repetir su candidatura como alcalde?

Petro llevó a cabo una carrera política diferente. Desde muy joven fundó el periódico Carta al Pueblo en su colegio. Zipaquirá lo eligió como concejal de 1984 a 1986, militó en la ANAPO, estudió Economía en el Externado y, como es de público conocimiento, militó en el  M-19. Ocupó el cargo de representante a la Cámara y más adelante fue elegido senador después de haber vivido en Bruselas, donde fue nombrado agregado diplomático por Ernesto Samper en dicha embajada.

Como alcalde de Bogotá se destacó más por su estilo que por sus obras, y son bien recordadas tanto la situación de las basuras como la de su destitución, emanada por la Procuraduría en ese entonces a cargo de Alejandro Ordóñez. Más recientemente, en su condición de jefe de Colombia Humana escogió a su hijo Nicolás como candidato a la Gobernación del Atlántico. Esto es un asunto controvertido pues promueve el nepotismo, lo cual puede salirle caro ya que aparenta luchar contra viejas triquiñuelas políticas, ignorando su aplicación en lo personal. Claro, puede afirmar que no es responsable de la decisión de su hijo de lanzarse y tiene razón, pero una charla con su hijo le hubiera servido mucho para lograr persuadirlo de no lanzarse. Lamentablemente no lo hizo, pues su hijo fue candidato por el partido de su padre. ¿Es decir no le molesta el nepotismo? Este asunto va en contra de lo que él critica y criticó para llegar a donde está. Esta es una cuestión   delicada, pues los votantes no comprenden cómo Petro critica casi todo y a la vez incurre en algunas de las mismas prácticas politiqueras.

Por otra parte, las marchas  de los estudiantes se dan por el asunto educativo, más específicamente por el  monto del presupuesto, y Petro pretende involucrarse y agregar arandelas, las que no son en este momento un asunto importante para los jóvenes marchantes. Se expresa la mayoría de las veces como un candidato a la Alcaldía de Bogotá, cuando Colombia tiene 32 departamentos, 1.122 municipios y opina muy poco sobre los anteriores, o casi nada.  Es posible que no vea lo nacional, pero tal invidencia a la hora de sufragar puede costarle votos.

Cuando en 2018 perdió la presidencia dijo que la siguiente etapa consistiría en “salir a la calle”. Tiene que actuar como líder, no como seguidor, y si no tiene votantes que lo apoyen, quiere decir que su mensaje no transmite de manera convincente.

Muy probablemente le toque repetir la Alcaldía de Bogotá. Como están las cosas en Colombia, Petro puede no ser la opción de las mayorías. Está más enfocado en dividir que unir, lo cual hace más difícil que pueda aglutinar mayorías.  Ese es un error garrafal de estrategia, así no se gana la presidencia, a la cual difícilmente llegaría dividiendo al país que necesita unión, no división.
 

901631

2020-01-28T00:00:18-05:00

column

2020-01-28T00:30:02-05:00

jrincon_1275

none

Petro

5

3320

3325

 

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de J. William Pearl

2022

Reelección

Covid 19

¿Marino?

Irán