Por: Uriel Ortiz Soto
Comunidad y desarrollo

Pitillos de fique y otros productos reemplazarán los de plástico

Llegó la hora del fique y con él la oportunidad para generar proyectos productivos en siembra, cultivo, artesanías y agroindustrialización.

Los residuos que quedan de la extracción de la fibra de la cabuya, es decir: bagazos y líquidos, sabiéndolos tratar, tienen un valor comercial e industrial importante, puesto que son utilizados para abonos y elaboración de artículos de tocador, implementos de aseo y producción de licores. En próximos días tendremos en Aranzazu conferencistas sobre este tema tan importante, patrocinados por el SENA.

El mercado de bolsos, maletines y artesanías en fique está tomando fuerza y son muchos los empresarios que buscan afanosamente promoverlos a nivel nacional e internacional; las tiendas y supermercados tienen en estos implementos una buena oportunidad para que sus productos sean empacados adecuadamente y no sufran deterioro alguno.

Ya el público consumidor está tomando conciencia de que las bolsas plásticas están prohibidas nacional e internacionalmente, puesto que son causantes del deterioro medioambiental y tardan bastantes años en descomponerse; en cambio, las de fique tienen un periodo de degradación muy corto.

Es cierto que la fibra del fique estuvo por muchos años rezagada por el auge de los empaques plásticos, pero ahora resurge como cultivo de innovación e impacto social en la generación de empleos directos e indirectos.

El municipio de Aranzazu, situado al norte del departamento de Caldas, a hora y cuarto de Manizales, es el motor de desarrollo de todos estos productos, toda vez que viene celebrando las Fiestas de la Cabuya desde 1963, razón por la cual existe plena autoridad moral y conciencia medioambientalista para pedir a los gobiernos nacional, regional y municipal que se dé pleno respaldo a tan importante empresa, que empieza a generar cientos de empleos directos e indirectos.

Aranzazu será centro de producción e investigación del fique y sus derivados. Con este propósito, se están construyendo proyectos productivos de innovación para suplir los vacíos que dejan los similares de polietileno y polipropileno, cuya prohibición está centrada en una campaña de motivación y concientización con la cual debemos sintonizarnos, puesto que de no hacerlo estaríamos arruinando nuestro futuro medioambiental y el de nuestras familias.

Los estudios científicos y medioambientales que se han adelantado sobre el fique indican que se trata de una planta amigable con el medio ambiente, sus productos y derivados como empaques, bolsos, maletines, artesanías y pitillos, entre otros son biodegradables, de uso humano y no causan ningún problema para la salud del consumidor.

Durante el proceso de producción y posterior industrialización, las bolsas, empaques en general, maletines, cordeles y artesanías tampoco afectan para nada el medio ambiente y su biodegradación, una vez cumplido su ciclo de utilidad, no tarda más de 30 días para convertirse en abono de buena utilidad para diferentes cultivos.

Como centro de investigación de los residuos del fique, en Aranzazu se están desarrollando proyectos productivos de gran valor para el caso de los pitillos plásticos y otros productos que los reemplazarán; desde luego, primero se adelantarán las gestiones correspondientes ante el Invima, con el fin de promoverlos y comercializarlos con los registros sanitarios en regla.

Para tal efecto, se cuenta con amplias instalaciones y maquinaria suficiente para la elaboración de todo tipo de empaques y artesanías, que serán distribuidos en las principales ciudades y centros turísticos del país.

Próximamente, celebraremos en Aranzazu la feria de productos agroindustriales del fique con el fin de mostrar al público en general la utilización de sus residuos, de indiscutible valor industrial y comercial.

[email protected]

872499

2019-07-24T01:00:00-05:00

column

2019-07-24T09:31:26-05:00

jrincon_1275

none

Pitillos de fique y otros productos reemplazarán los de plástico

66

4079

4145

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Uriel Ortiz Soto

Óscar Iván Zuluaga, libre de Odebrecht

Colombia con aroma de café

Conservatismo, siglo XXI