La plaga del Caribe

El pez león es una especie invasora que está convirtiéndose en un serio peligro para la estabilidad del ecosistema en todo el Caribe.

 Uno de los retos es convencer a la población de que, efectivamente, este pez se puede cazar y se puede comer sin ningún riesgo, ya que el veneno que tiene en algunas de las púas de sus aletas deja de ser efectivo momentos después de la muerte del animal. Y, de hecho, su carne es deliciosa, muy suave y de delicado sabor marino, de textura firme y con un hermosos color blanco brillante. Se trata de un pescado fino, bastante similar el lenguado. Como continuación a mi serie de recetas con pez león, que he decidido publicar en apoyo a los esfuerzos que hace mi colega Jorge Rausch para aumentar el consumo de este rico bocado, quiero presentarles una preparación en la que recordaré el famoso pulpo al olivo peruano, acompañando unas postas de pez león con mayonesa mezclada con pasta de olivas negras. Si no consigue pez león, puesto que por el momento su disponibilidad es limitada, puede reemplazarlo con otro pescado blanco, como cherna, pargo o lenguado, con similares resultados.

 

Ingredientes

400 gramos de postas de pez león por persona
 Jugo de 1 limón
 1 diente de ajo machacado
 2 cucharadas de cilantro picado
 1/2 taza de leche o soda
 1 taza de maicena
 Aceite para freír
 Sal y pimienta negra
 Para la mayonesa al olivo
 1 taza de mayonesa (ojalá casera)
 3/4 de taza de aceitunas moradas deshuesadas
 Sal y pimienta
 Jugo de limón

 

 

Preparación

Caliente el aceite a temperatura media. Condimente las postas con ajo, sal, pimienta, cilantro y leche, páselas por la maicena hasta impregnarlas bien y fríalas en el aceite hasta que estén doradas. Para la mayonesa, licue las olivas hasta lograr una pasta fina y luego mezcle muy bien con los demás ingredientes. Sirva las postas acompañando con la mayonesa al olivo.

 

 

[email protected] / www.harrysasson.com

Temas relacionados

 

últimas noticias

Una reforma a la SIC

Sección: 
Opinión

Duque, ejecutor

El debate de la vergüenza

El pulmón del planeta se está quemando

No se meta con la loca